tres + Diez =

11 − 11 =

Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
|
lunes 21 de agosto de 2017
Sotomayor

Conquistador

Sotomayor

Innovación y prestigio persiguen a los hermanos Sotomayor, quienes intensifican su peculiar estilo en Conquistador, su segunda producción  que vibra y prevalece en un mundo donde el equilibrio entre lo nativo y lo actual coexisten armoniosamente.

Qué: Disco (edita Sicario)

Para los curiosos y observadores es fácil llegar a la conclusión de que la música independiente en México está tomando un rostro propio, y que si sigue bajo la misma línea, en algunos años se habrá formado una identidad característica ante el mundo, al igual que el rock inglés en su tiempo, por ejemplo.

Las bandas agregan ritmos regionales, propios del país o de Latinoamérica en general. Incluso hay algunos que rompen más fronteras y experimentan con sonidos del mundo. El resultado es una propuesta que diversifica las posibilidades dentro del rock y que de a poco genera una identidad característica.

Sotomayor es una de esas bandas. Desde que irrumpió en la escena independiente en 2015 con su álbum Selva, ya ofrecía atmósferas amazónicas que atraparon a un público sediento por una refrescante lluvia sonora que limpiara el panorama actual en aquellos años. Así, la placa abrió un sinfín de oportunidades para los hermanos Paulina y Raúl Sotomayor, que los llevó a ocupar recintos importantes a lo largo y ancho del país además de ganarse el respeto de los eruditos especializados.

Después de dos años de promocionar este debut, el dúo presenta su segundo trabajo, Conquistador, en el que de nueva cuenta se apega a los sonidos tribales con auras electrónicas, lo que hace que aunque el concepto sea casi étnico, se sienta contemporáneo y vibrante.

La base lírica de cada pieza que conforma el disco está empapada de elementos naturales que embriagan, resultando una propuesta que sume en una actitud meditabunda y relajante. Los ritmos y melodías reafirman el talento «percusionista» que poseen los Sotomayor, destacando las cadencias africanas y amazónicas.

Un álbum delirante, relajante y fresco que atesora los antepasados del ser humano trayéndolos de vuelta al mundo actual, ayudando a forjar esta nueva identidad en el rock mexicano ante el mundo. Y también su propia personalidad como banda, que resulta atrayente y prismática en el entorno indie de la actualidad.

Sotomayor Conquistador

Enlaces relacionados: