Festival Pirineos Sur

diecisiete + Ocho =

Trece − tres =

Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
|
domingo 25 de junio de 2017
Los Fabulosos Cadillacs

Entrevista exclusiva con Vicentico y Sr. Flavio

Los Fabulosos Cadillacs

Prende y apaga, prende y apaga. El último movimiento de Los Fabulosos Cadillacs guarda similitud con la acción de prender y apagar un interruptor de luz. Por un lado, la banda argentina que no tenía un disco de canciones originales desde 1999 (La marcha del golazo solitario) ha decidido volver con una ópera rock: La salvación de Solo y Juan. La historia de los hermanos Clementi transcurre en parte bajo la presencia de un faro marítimo, allí es donde el padre (Don Averno Clementi) trabaja y pasa sus días; prende y apaga.

Por otro lado, desde aquel retorno en 2008, los Cadillacs finalmente muestran sus cartas: seguirán siendo un grupo aunque nadie sepa de ellos. Cuando se prenda la luz, ahí estarán, cuando se apague… Sin Sergio Rotman (saxofonista original de la banda) la banda expande su herencia en sus propios hijos, Astor Cianciarulo y Florían Fernandez Capello vienen siendo parte de esta nueva historia. Los hijos de Flavio y Vicentico son el presente de un grupo que supo encarnar la masividad en el poderoso rock latino de los noventa.

Sin aprovechar la nostalgia y los aniversarios discográficos (se cumplieron treinta años de Bares y fondas, su primer disco), dieron desarrollo y concreción a una ópera rock en tiempos donde las canciones parecen dominar por sobre los discos completos. También, pero en un contexto discográfico más pequeño, Flavio editó Sardinista (2015), su propia ópera, quizás el chispazo necesario para hacer andar la maquinaria. Los Fabulosos Cadillacs han regresado, aunque nunca se habían ido.

¿Fue vital haber hecho Sardinista para que se concrete La salvación de Solo y Juan?
FLAVIO: Fue mi primera ópera rock, y en paralelo como escritor underground, ya venía editando libros, en su mayoría de ficción. Así que asocié esas ideas que naturalmente venían disociadas, mis discos por un lado y mis libros por otro. ¿Por qué no hacer lo que me gusta y vincularlo con referencias de la historia del rock? Hablo de los discos conceptuales que todos, vos, yo y la gente del rock conoce.
VICENTICO: Aunque Sardinista es importante para La salvación, la idea estaba desde hace siete años, o más. Es un disco que veníamos planeado hace mucho tiempo con Flavio, tengo recuerdos de antes de parar de tocar (en 2001) de hablar de un disco conceptual o con una idea central. De hecho hay archivos viejos que tienen ideas de La salvación, tendría que buscarlos. Por otra parte los dos sabemos todo el tiempo lo que hace el otro, de los otros chicos también. Florián tocó la guitarra en Sardinista y yo lo acompañe el día que fue a grabar a la casa de Flavio; con lo cual conozco muy bien ese proyecto, aparte que él es como mi hermano.

¿Fue difícil hacer una ópera rock?
VICENTICO: No sé si hay algo difícil en cuanto a los proyectos artísticos y musicales, no sé si esa es la palabra. Si te gusta hacer eso, es la mejor diversión del mundo escribir un disco y desarrollarlo. Pero hay que sostenerlo en el tiempo y trabajar mucho en eso, estar muy concentrado y ponerle mucho espíritu, fue muy lindo.

Los Fabulosos Cadillacs

«Si una canción necesita ir para determinado lado, sencillamente lo hacemos y eso termina siendo súper ecléctico, pero no le veo nada raro, simplemente es así. Y es así desde el primer disco» (Vicentico)

A primera escucha es un disco muy melodioso, al contrario de lo que suelen ser los discos conceptuales.
VICENTICO: Fue adrede, nosotros ya hicimos discos más trabados. Fabulosos Calavera me encanta, o La marcha del golazo solitario, pero son muy intrincados. Este no lo es, si quizás es más extraño, pero basado en las melodías y en hacer canciones como género. De hecho los personajes tiene sus canciones, fue parte del trabajo, pensar y diseñar las historias antes de hacer la música.

Los Cadillacs siempre fueron una banda ecléctica, de hecho sus integrantes tienen otros proyectos. ¿Cómo se traduce eso en la música?
VICENTICO: Creo que lo que se traduce es el concepto del eclecticismo, no la música en sí. Lo que pasa es que a todos nos gusta hacer todo, y lo hacemos sin ningún problema. Pero es una idea, no un concepto, sale solo. Si una canción necesita ir para determinado lado, sencillamente lo hacemos y eso termina siendo súper ecléctico, pero no le veo nada raro, simplemente es así. Y es así desde el primer disco, que aunque es un poco torpe a mi me encanta porque es bonito. En esa torpeza hay intentos de todo lo que después se hizo mucho más certero.
FLAVIO: A veces bromeamos que somos una «orquesta eléctrica pop». El público nos ha puesto en ese lugar. Cuando invitamos a Celia Cruz para cantar Vasos vacíos (El ritmo mundial, 1988) ni siquiera se hablaba del «world-beat». Nosotros siempre hemos hecho un culto de escuchar la música que nos gusta, soy un tipo que puede escuchar 2 Minutos y acto seguido a Javier Malosetti, o Wheather Report y después algo de hardcore o cumbia. Y todo eso me gusta, y no me pregunto si son antinomias, creo en la belleza de la contradicción, no creo en el error en el arte. Hay cosas que te gustan más y otras menos, y todo eso está en la génesis de la creación Cadillac. Escuchamos de todo y queremos meter de todo a ver si nos queda y podemos utilizar esos matices, no somos como los Ramones, que escuchaban soul, pop, pero les salía punk. Nosotros somos una banda emergente de la new wave argentina, somos parte de eso y queríamos ser parte de eso. Si bien la new wave es una etiqueta periodística, es un rotulo muy variado, podes ser más loca y punk, o podes ser más pop como The Pretenders o The Romantics. Y ni hablar Blondie, reunía todos los elementos: pop, punk, invitaban al guitarrista de Crimson.

¿Cómo llegaron a Debbie Harry para invitarla a cantar la versión de Strawberry Fields en Rey Azúcar?
FLAVIO: Lo de Debbie lo facilitaron Tina Weynmouth y Chris Frantz de Talking Heads, quienes nos estaban produciendo aquel disco. Éramos muy fanáticos y pudimos darnos ese gusto en una época donde no era fácil dar con esos artistas. Hoy en día twiteas a un artista que te gusta y de alguna manera ya estás hablando con él, te conteste o no.

¿Cómo los encuentra las situación de ser solistas y tener una banda gigante que llena estadios?
VICENTICO: No sé hacer muchas más cosas que cantar y hacer canciones, es mi modo de vivir y de llevar la vida adelante. Voy a decir algo por todos, porque los conozco mucho: lo que pasa con los proyectos alternativos a los Cadillacs es lo que hacemos mientras la banda no hace algo. Cuando el espíritu de la banda nos convoca para hacer algo dejamos todo y nos ponemos a hacer ese algo. Cuando los Cadillacs dejen de girar volveremos a nuestras vidas, desde no aburrirnos a hacer nuestros proyectos y mantener viva la música.
FLAVIO: Como siempre decimos con Gaby, aunque los Cadillacs estemos en solos (sic) nosotros lo vemos como un proyecto Cadillacs. Cuando estamos desactivados en grupo estamos activados en otras células creativas haciendo cosas. Las cosas se dan, y a mí me ponen donde me ponen. Quizás hay otros músicos que editan libros por editoriales más grandes, no sé… yo edito por Piloto de Tormenta, una editorial de cualidades maravillosas, pero chiquita, como yo a la vez soy un escritor chiquito. Y con los discos lo mismo, no sé, he llegado a tocar con Misterio en el Salón Pueyrredón (reducto del under punk porteño) para determinadas personas, y después de hacer eso cambiarme y hacer otro show como Sr. Flavio con Astor, que tenía once años.

¿Nunca te golpearon la puerta para hacer algo más grande con tu música solista? Teniendo en cuenta que sos un hitmaker hubiera sido algo lógico.
FLAVIO: Ya no recuerdo si alguien me vino a tocar la puerta para hacer algo más grande y yo le dije «no, yo cuando soy solista y soy punk rocker y soy independiente…». La verdad no sé qué me pone ahí, en esas situaciones. Ni siquiera lo busco como opción política, me sale naturalmente. Hago lo que tengo que hacer, donde lo tengo que hacer y me gusta así, estoy muy feliz.

Los Fabulosos Cadillacs

«Por una cuestión generacional nunca fui un gran downloader, aunque siempre estuve a favor de consumir música de esa manera, y Spotify me recupero esas discotecas perdidas, me hizo muy bien y lo disfruto muchísimo» (Flavio)

¿Cómo vienen siendo los últimos shows? Teniendo en cuenta que hay dos nuevos integrantes, Florián (hijo de Vicentico) y Astor (hijo de Flavio).
VICENTICO: Desde lo emocional es muy potente, los dos están allí porque son dos grandes músicos. Por un lado era algo obvio, los dos conocen a la perfección el camino del grupo y son músicos que sirven a la causa. Pronto nos vamos a una gira enorme por México, vamos a hacer shows de este disco solamente y otros con canciones más viejas. Estamos tocando muchísimo, y viene siendo espectacular.

¿Hablando de Latinoamérica, han notado cambios en estos últimos años?
FLAVIO: Sin duda los países van cambiando, a veces para arriba, a veces para abajo. Y sin dudas lo percibo, son treinta años de escenario y casi veinticinco de viajes. Afortunadamente algunas cosas están mejor, pero sabemos que venimos de un continente muy colorido y muy castigado desde hace cientos de años.
VICENTICO: Para mí los cambios más importantes pasan por la exageración de la comunicación. El parloteo mental esta súper amplificado, no paramos de mirar teléfonos y aunque parezca una boludes decirlo y bla bla bla, con el tiempo hizo un descalabro medio imparable. Es muy difícil de pensar y de ordenar.

¿Cómo se llevan con la tecnología y las plataformas para escuchar discos? Hicieron una ópera rock en un momento donde casi no se escuchan discos enteros.
VICENTICO: Yo uso Spotify a full pero eso no quiere decir que no me guste escuchar discos enteros. El disco está hecho para ser escuchado completo, todos tienen un camino y un espíritu. Pero bueno, alguno lo hará, otro no, me parece que es así.
FLAVIO: Estoy enloquecido con Spotify, no quiero ser un viejo que se niegue a las cosas nuevas. Por una cuestión generacional nunca fui un gran downloader, aunque siempre estuve a favor de consumir música de esa manera, y Spotify me recupero esas discotecas perdidas, me hizo muy bien y lo disfruto muchísimo. Puedo ver con cierta nostalgia a la música, porque extraño el gusto de ir a una disquería a comprar alguna novedad. Aunque sigo haciéndolo en locales más pequeños, compro vinilos sabrosísimos. Pero lamento eso en términos populares y masivos, lamento eso de decir «vamos al Tower de Nueva York al piso de punk rock».

¿Hay planes de giras por Europa?
VICENTICO: Para julio del año que viene, ya hay algunas fechas confirmadas.

¿Qué relación han tenido históricamente con el viejo continente?
VICENTICO: Siempre tuvimos una relación… (silencio). No sé cuál es el nivel que tiene la banda en Europa, hay lugares donde vamos y somos una banda de culto. La verdad, las veces que fuimos a tocar ya girábamos demasiado por otros países, y nos daba bastante pereza ir y preparar giras otra vez. Pero siempre fue una cuestión de vagancia, veníamos de girar mucho por Latinoamérica y por Estados Unidos, así que si sucede sucede, y si no, no importa.

Fuiste uno de los primeros rockeros en cantar con gente como Ricky Martin y Diego Torres, que no venían de ese ambiente. Hoy se ve como algo más natural, pero no lo era en aquellos años.
VICENTICO: Yo nunca le di importancia a todo eso, que se yo… si una persona me llama para hacer algo y me gusta y tengo tiempo, voy y lo hago. Lamentablemente llama la atención si canté con Diego Torres o con Ricky, pero después también lo hice con Natalia Lafourcade, Tony Bennet, Willie Nelson, Andres Calamaro, Melingo, Debbie Harry, Fishbone… a mí me gusta cantar. En todo caso lo que puedo decir es que yo no me perdería una situación tan freak como ir a cantar a unos premios con Ricky Martin, aunque entiendo que a una persona que no se dedica a esto le pueda parecer raro. No sé qué pensaría esa persona que critica si lo invitaran a él, si se anima… yo aprendí mucho de esa situación, y aún lo hago. No desecho oportunidades que el mundo me pone adelante, prefiero hacerlas y no asustarme sin plantearme nada. Me puedo equivocar o que no salga lindo, igual no voy a vivir otra vida, tengo ésta y si me invitan a una fiesta a cantar con este tipo de personajes, yo voy».

Los Fabulosos Cadillacs

La salvación de Solo y Juan - Los Fabulosos Cadillacs

Puedes leer aquí el comentario de La salvación de Solo y Juan
(«Apuesta del Día» del 1/8/2016)

La salvación de Solo y Juan está editado por Sony Music.

Enlaces relacionados:

Más artículos del especial Los Fabulosos Cadillacs