Zona de Obras
  • Boletín de noticias
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Rss

Primer diario de música y cultura de España y Latinoamérica | lunes, 27 de junio de 2016

Regina Galindo

Poner el cuerpo

Por

Siete años atrás, la chica nacida en 1974 trabajaba en una agencia de publicidad y no tenía ni la menor idea acerca de arte contemporáneo. Pero tuvo la suerte de chocarse con dos amigas diseñadoras que le dieron el empujón inicial: hoy es la artista con mayor proyección de Guatemala.

«Yo no tenía ninguna habilidad manual», dice Regina José Galindo desde su casa en la Antigua Guatemala, a cuarenta kilómetros de la capital chapina. «Lo que yo sabía era pensar, tener ideas. Ante la dificultad de no poder usar mis manos para pintar o esculpir, decidí que podía trabajar en el campo de la performance». Entonces decidió usar su cuerpo, su expresivo cuerpo, como herramienta. Esa decisión, que provoca múltiples reacciones encontradas, gusta o no gusta para nada, ha hecho de Regina la artista con mayor proyección de Guatemala. Ganó el León de Oro en la Bienal de Venecia en 2005, un hecho que le permitió dedicarse de lleno al arte, y ha presentado sus obras en ciudades como Nueva York, Vancouver, Madrid, Praga, San José, Caracas, Miami, Burdeos, Berlín, Auckland y Dublín, por sólo mencionar algunas, eso amén de una relación seria y estable con una galería de arte italiana que le coloca sus piezas.

Su cuerpo, transformado según la performance –desnudo cuando ha hecho falta, claro– ha dado para mucho. En una ocasión, dejó que un prestigioso cirujano le dibujara sobre su cuerpo las líneas donde debían realizarse las operaciones para ser una mujer bella. Vivió por unos días encerrada en un psiquiátrico, amarrada con camisa de fuerza, en Bélgica. Recibió una descarga de 150.000 voltios de un aparato utilizado por la policia para neutralizar malechores. Se le practicó la técnica de tortura «waterboarding» en una obra llamada Confesión, presentada en Mallorca. Se practicó una himenoplastia para «volver a ser virgen». Vendió su sangre y cabello a precio de mercado… «Lo que importa es que la pieza quede bien; ellas son ajenas a los comentarios de la gente mientras haya una reacción», dice Galindo, consciente de que sus obras no dejan indiferente a nadie. «Lo que uno quiere es generar interrogantes y debe haber reacción, ya sea positiva o negativa. Generalmente es negativa, sí, pero el arte que uno hace no es complaciente». Prefiere, en cualquier caso, los comentarios de la gente cotidiana a los de los curadores. Pero sabe que necesita ambas partes. «De la experiencia del público en Guatemala no podría vivir», dice Galindo, que se inclina por presentar sus performances en su país, en plazas, en el centro de la ciudad, abierta a las más variopintas reacciones.

Por algunas de sus obras, especialmente las que guardan alguna relación con su país, se le ha tildado de «activista». Galindo, ajena a la polémica, prefiere el simple y llano «artista visual». Algunas de sus piezas hablan sobre la violencia en Guatemala, sobre homicidios, sobre mujeres asesinadas, sobre víctimas olvidadas del pasado conflicto armado. Así, recorrió descalza el centro de Guatemala para dejar un rastro de huellas hechas con sangre humana, se escribió «perra» en una de sus piernas como denuncia a violencia contra las mujeres, se tumbó en una camilla de reconocimiento de cadáveres tapada con una manta blanca. «Los conflictos existen en todas partes del mundo», concluye Galindo. Cierto. Pero eso sí: pocos los corporizan como ella.

Galindo completa

Su carrera ha posibilitado la edición de diversos libros. En 2006, la italiana Vanilla Edizioni publicó un texto homónimo que recopilaba toda su obra hasta ese momento. Más reciente, en abril de 2011, la también italiana Silvana Editoriale lanzó otro monográfico de casi cuatrocientas páginas que incluye textos de curadores conocidos por la artista e, incluso, una autovaloración. «No a cualquier artista le dedican un libro de esas dimensiones, hay que tener mucho trabajo, y del bueno, para justificar tanto uso de papel y de palabras», ha dicho sobre el libro Rosina Cazali, crítica y curadora de arte guatemalteca. La última pieza de Galindo es de agosto de 2011: Pelotón fue una acción que organizó para denunciar el imparable aumento de los agencias privadas de seguridad.

  • Poner el cuerpo - Foto: Cortesía Regina Galindo

  • Poner el cuerpo

  • Poner el cuerpo

  • Poner el cuerpo

Notas, opinión y entrevistas

Directorio guatemalteco

Recomendaciones REDPEM (XVI)

Recomendaciones REDPEM (XVI)

Esta semana los amigos de la Red de Periodistas Musicales en Iberoamérica nos acercan...

Llegó la hora de votar en Girando por Salas

Llegó la hora de votar en Girando por Salas

(España) Girando por Salas (GPS) ya ha volcado en la Red las identidades y canciones...

Jacobo Serra, de gira con los alumnos del LIPA

Jacobo Serra, de gira con los alumnos del LIPA

(España) El artista albaceteño Jacobo Serra ha sido el elegido en el XVII intercambio...

15 Apuestas sonoras para escuchar en junio
Escucha todas nuestras playlists en Deezer

Los artículos más leídos

  • Día
  • Semana
  • Mes
  • Atlántida Film Fest

    Atlántida Film Fest / (España) En el momento en que la Unión Europea es la gran cuestionada, llega Filmin y propone cine de...

  • Veinte años de rock

    Veinte años de rock / (México) La génesis de Molotov data de 1996, cuando Tito, Micky, Paco y Randy fueron encontrándose y...

  • Desde allá

    Desde allá / (Venezuela) Armando (Alfredo Castro) es un hombre de cincuenta años perteneciente a una clase social acomodada...

  • Revólveres y rosas

    Revólveres y rosas / (Uruguay) Protagonizado por Gabriela Freire y Lucas Barreiro y realizado por Bernardo y Rafa...

  • Psiconáutica

    Psiconáutica / (España) La hipercolorida portada de Psiconáutica ya dice mucho de su interior. Y es que el álbum que han...

  • Revólveres y rosas

    Revólveres y rosas / (Uruguay) Protagonizado por Gabriela Freire y Lucas Barreiro y realizado por Bernardo y Rafa...

  • One Hit Wonder

    One Hit Wonder / (México) En 2014, el mismo año en que se editó en Argentina y México Crócknicas marcianas, su primer libro,...

  • Festival de Fado de Madrid

    Festival de Fado de Madrid / (España / Portugal) Aunque el concepto vaya inherente al género desde el primer arrullo, el...