Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
miércoles 16 de junio de 2021

El Madrileño

C. Tangana

Cuatro año después de publicar Ídolo, C. Tangana retorna al formato grande con El Madrileño, el disco español que, sin duda, va a generar más debates a lo largo de 2021.

Qué: Disco (Sony Music)

El Madrileño se ha hecho esperar, pero ya está aquí. Catorce temas como catorce soles que ratifican la subida a la cumbre del otrora capo de la materia trap. Porque lo que nos ofrece este álbum es una muestra de inequívoco talento volcado hacia la recontextualización de la canción popular española. Tripe salto mortal con tirabuzón hacia delante con el cual ha abrazado la rumba y el flamenco con la soltura y personalidad suficientes de un músico que, para la ocasión, ha convencido a tótems como Andrés Calamaro, Eliades Ochoa o Kiko Veneno. Es precisamente con este último con quien, en Los tontos, C. Tangana ejemplifica más que nunca su capacidad vampírica para succionar la personalidad de su compañero de turno, sin perder un gramo de su estilo neutro, dulce, representación fidedigna de quien, muy apropiadamente, antes se hacía llamar Crema.

A lo largo de todo el recorrido, Tangana y su fastuoso equipo de productores y músicos realiza el trasvase estilístico con toda clase de herramientas autotune, efectos en la sombra y la eficacia probada del menos es más, que redunda en esta especie de easy listening pop de los géneros más típicos de la cultura hispana, y que, en todo momento, son licuados en una fórmula captada con el gran angular necesario para que cada mínima inflexión, deje vocal o detalle, aparentemente ínfimo, de producción se pegue en el subconsciente de manera total y absoluta.

Podríamos hablar de las canciones que integran este disco, que todo el mundo ya habrá escuchado, y del cual cada uno ya se ha convertido en su propio crítico. Pero no es necesario. Las cientos de millones de escuchas de algunos de sus singles marcan la realidad de un artefacto que se ha convertido en la comidilla de toda reunión o conversación musical. También por la polémica que va a generar algunas de sus letras o por su híper misoginia. Y es que tampoco debemos olvidar que, a la hora de juzgarlo, la desbordante brillantez musical aquí mostrada sigue estando sustentada por discursos que, disfrazados de lujuria pop, muestran las fauces de un peligro que sigue tan latente como el primer día.

C. Tangana El Madrileño

Enlaces relacionados: