Festival Pirineos Sur

uno × cinco =

19 − 14 =

Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
|
domingo 25 de junio de 2017
León Benavente

Aquí y ahora

León Benavente

Farfisa y sintetizador para hacer electro-rock. Saberes analógicos con resultados rabiosamente contemporáneos. Contundentes e imaginativos, básicos pero exultantes hasta el insulto, los integrantes de la banda miran de frente su brillante presente.Tras su cacareado debut, León Benavente rubrica con 2 el pulso creativo superando las etiquetas que le posicionaba como «grupo revelación indie» o como súper-grupo (sus componentes son miembros de  Schwarz, Tachenko y la banda de Nacho Vegas). Aquí hablamos con Abraham Boba sobre su flamante disco.

 

Teniendo en cuenta que nacéis  de la pura diversión creativa ¿habéis sentido algún tipo de presión (interna o externa) a la hora de encarar un segundo disco, teniendo una acogida tan grande el primero?
Más que de la diversión yo diría que este grupo nace de la inquietud de sus cuatro componentes y de haberse encontrado en un momento vital bastante parecido. Obviamente cuando hicimos el primer disco no existían expectativas, tan solo queríamos hacer buenas canciones que se pudiesen disfrutar tocándolas en directo. A lo largo de estos tres años no hemos dejado de escuchar a gente que nos decía que lo teníamos muy difícil, que superar el primer disco iba a ser imposible. Eso genera presión, claro. Pero también genera inmovilismo. Así que en lo único que hemos pensado es en hacer lo mismo, canciones que nos gusten y de las que estemos totalmente satisfechos. El resto no podemos controlarlo.

Cabe entender que, estando ya rodados como banda, en este disco habrá mucho más determinación, menos casualidad, ¿más premeditación y alevosía?
Sí, pero no por ello menos frescura. Está claro que estar girando durante dos años y medio prácticamente sin parar nos ha dado un enfoque sobre el grupo que con el primer disco no teníamos. Ahora podemos situar nuestro trabajo dentro de un contexto y eso hemos querido aprovecharlo a la hora de tomar decisiones para este disco. También sabíamos que queríamos probar cosas nuevas, salir de nuestras zonas de confort para que hubiese una evolución no solo de sonido, sino también de intención.

¿Con el tiempo ha variado el germen compositivo? Se parte de ideas de Abraham y Luis que se abren luego en Cesar y Eduardo?
En este disco ha habido un poco de todo. Algunas canciones han surgido como dices, otras han transformado totalmente esa idea inicial, otras se han generado entre los cuatro en el local de ensayo o incluso en las mismas sesiones de grabación del disco. En Habitación 615, por ejemplo, partimos de una letra muy larga para hacer un desarrollo instrumental que la fuese acompañando. Para nosotros fue una novedad y todo un hallazgo.

El escritor Agustín Fernández Mallo dice en la hoja de promoción que hacéis dark, synth-pop y after punk ¿Vosotros que decís cuando os preguntan? ¿Cómo os definís?
Las etiquetas es mejor dejárselas a los oyentes y a los medios. A Agustín le pedimos el favor de que, como oyente, escribiese sobre lo que le había parecido nuestro disco y esas son las referencias que a él se le han venido a la cabeza. Obviamente tiene un poco de todo eso, pero nosotros no somos conscientes de estar haciendo ningún estilo en concreto, aunque supongo que lo más acertado es decir que hacemos rock, dentro de lo amplia que pueda llegar a ser esa etiqueta.

«La ironía o incluso el sarcasmo son herramientas que utilizo habitualmente para escribir. Hacer canciones honestas es una de las prioridades que los tenemos los cuatro, tanto en lo musical como en la parte lírica»

No cabría decir que vuestras letras son políticas, pero se denota hartazgo de la situación social y política. ¿Estarían entre el fino cinismo y la honestidad?
El cinismo no me interesa en absoluto. La ironía o incluso el sarcasmo sí son herramientas que utilizo habitualmente para escribir. Hacer canciones honestas es una de las prioridades que tenemos los cuatro, tanto en lo musical como en la parte lírica. Desde luego son canciones que tienen su base en la realidad y no en mundos imaginarios, aunque las situaciones distópicas sean ya casi una característica de las canciones de León Benavente. Son canciones que hablan de las relaciones que tenemos con todo lo que nos rodea.

¿Con la enorme acogida de vuestra propuesta (vais a estar festivaleando largo) cómo hacéis para simultanear con el resto de proyectos musicales? ¿No puede pediros León Benavente más prioridad que el resto?
En este año es en lo que nos va a mantener ocupados. Justo acabamos de terminar la gira con Nacho Vegas, que es lo que más tiempo nos ocupa además de León Benavente. Nuestros proyectos por separado los tenemos un poco aparcados por el momento.

En muy pocas palabras: ¿qué os habéis podido traer a León Benavente  de cada una de las bandas anteriores?
Cada uno ha aportado a este grupo lo que mejor sabe hacer, y toda la personalidad y experiencia que con los años ha ido adquiriendo en otros proyectos. Creo que se aprecian bien las características de cada uno de nosotros, y de dónde vienen, pero también creo que el grupo ha logrado un sonido propio.

¿Os veis dentro de alguna corriente del actual escena española? ¿Con qué grupos de la escena os sentís más identificados o afines?
La verdad es que ya desde hace unos años las corrientes musicales que se engloban dentro de la etiqueta «música independiente» son muy diversas. Hay grupos que nos gustan mucho, otros que nos interesan y otros que no nos interesan en absoluto. El disco da bastantes pistas de ello.

Puedes leer aquí el comentario de 2
(«Apuesta del Día» del 16/4/2016)

2 está editado por Warner.

Aquí y ahora - León Benavente

Enlaces relacionados: