Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 20 de abril de 2019

Contra las cuerdas

Rodrigo y Gabriela

No son pareja ni se dedican a las cancioncillas de desamor: este dúo mexicano bastante difícil de definir sigue sorprendiendo al mundo con su magnífica forma de tocar la guitarra, sin voces ni artificios.

Todo comenzó en las arenas movedizas del heavy, cuando Rodrigo tocaba, melena al viento, extensos y veloces solos de guitarra para delirio de sus fans y al servicio de su banda de la época. Entre su público se encontraba Gabriela, que de un día para el otro pasó de convertirse en una seguidora más a ser integrante estable del grupo. Era finales de los ochenta y aquella banda se disolvió sin pena ni gloria, pero lo que nunca se quebrantó es la unión musical entre estos dos fenómenos de la guitarra clásica.

Aburridos de su México natal decidieron partir hacia nuevos horizontes y recalaron en Dublín. Allí se consolidó el dúo que hoy conocemos como Rodrigo y Gabriela, que a pesar de tener nombre de bandita de canciones suaves coloca a su música en las antípodas del formato chico-chica. Lo suyo es la interpretación a pura adrenalina, siempre con la guitarra española como nave madre, sin voces ni artificios.

Su nuevo trabajo, el fantástico 11:11, rinde tributo a glorias tan disímiles como Jimi Hendrix y Astor Piazzolla, Pink Floyd y Al Di Meola o Jorge Reyes con Testament. Claro que ninguna de estas versiones bebe del original: las piezas evocadas son apenas puntos de partida para que este dúo inexplicable se sumerja en su extraño mundo, tan apasionante como erudito.

Contra las cuerdas