Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 19 de septiembre de 2020

El género propio

Nacho Vegas

El género bobo, su nuevo EP, se deglute como la última entrega de una gran novela autobiográfica que se publica a la manera de una saga adictiva y extremadamente personal.

A apenas menos de diez años de haber debutado como cantautor, el asturiano Nacho Vegas ya consiguió algo que muchos de sus pares no logran en toda una discografía: tener, sin discusión, un estilo propio. No es extraño chocarse con más de uno que, al ser consultado acerca de sus quehaceres artísticos, responden alegremente que lo suyo es escribir temas «a lo Nacho Vegas».

En noviembre del año pasado salió El manifiesto desastre, un disco acerca del paso del tiempo que mostró a un guardián de la canción como arte total cada vez más cómodo en su armadura de hierro: su clasicismo es pura convicción. Simboliza la fe de un autor que levanta la mano para declarar que el género que guía sus pasos todavía tiene mucho para dar.

De hecho, ya nadie se atrevería a dudar de que Nacho Vegas es capaz de combinar las melodías más bonitas con las palabras más conmovedoras. Lo realmente sorprendente es que lo siga haciendo cada vez mejor y más seguido. El country de Pesadilla genérica es una buena muestra de que las historias del asturiano brotan, sentidas, como flores negras; también destaca la melodía inmensa y el discurso de Las inmensas preguntas y la explosión final y la emoción de Penúltimo anhelo. Ojo con el final: a no quitar el disco antes de tiempo que la calma de (Al final) Te estaré esperando viene con sorpresa.

El género propioEl género propio