Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 19 de octubre de 2020

InEdit Beafeater

El documental ha dejado de ser una especie maldita para convertirse en un género de culto que reivindica el lugar que le corresponde en el panorama cinematográfico. El caso del festival In-Edit Beafeater no es la excepción.

Lo que surgió como un experimento ha acabado por instaurarse como una cita habitual para los melómanos más recalcitrantes: música e imagen se dan la mano y demuestran que existe una relación entre ambas más allá del vídeo-clip. Su lema: «Films from the Backstage» («películas desde bastidores»). Su plato fuerte: la novedad, de ahí su nombre, ya que la mayor parte de la programación es inédita; el hecho de bautizarlo en inglés ayuda a que se establezca como marca, y es «por eso que hay sedes del festival en Chile, Argentina, México y Brasil, por ejemplo», aclara Cristian Pascual, director ejecutivo del In-Edit Beefeater en Barcelona.

Este año, como ya había sucedido en ediciones anteriores, concurre una media de diez documentales internacionales y cinco nacionales: en total, un veinte por ciento son de habla hispana. La afluencia de público sorprende incluso a los organizadores, puesto que la tónica general viene siendo un crecimiento constante que se espera que no decaiga. Diversidad y calidad suelen ser las dos características que más destacan del certamen. Y aunque esto siempre depende de los trabajos ofertados cada temporada, podemos estar seguros de que el departamento artístico que se encarga de la criba de los trabajos tiene el listón muy alto. El mínimo de documentales que se preseleccionan cada año no baja de 250, llegando a veces hasta los 400.

La séptima edición del festival tendrá lugar entre el 29 de octubre y el 8 de noviembre.

InEdit Beafeater

Enlaces relacionados: