Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 19 de octubre de 2019

Cambio de rumbo

Cibelle

Olvídense de la chica algo tímida y delicada que supo conquistar los corazones de Suba, Devendra Banhart y Caetano Veloso, entre otros, con sus canciones experimentales. Porque su nuevo trabajo es una obra conceptual, que roza el teatro e invoca el misterio.

«Yo soy la cantante residente del bar, soy Sonja Khalecallon y mi banda son Los Stroboscopious Luminous» Así se presenta la multifacética Cibelle —brasileña de origen, londinense por adopción— en su nuevo trabajo, un álbum que utiliza la música para lograr su cometido: contar una historia.

Y la historia que se cuenta en Las Vênus Resort Palace Hotel es la de una chica que sobrevive a un ataque atómico y que está dispuesta a contar lo que vivió a través de sus canciones. «Es la banda sonora punk de un cabaret tropical postnuclear», dice la gente de su sello. Una especie de Ziggy Stardust modelo 2010 que, en vez de glam-rock, hace de la electrónica experimental el idioma ideal para acercar a las masas su mensaje.

Más pistas de parte de la mismísima Cibelle: «El mundo se ha acabado. Ha explotado y sólo queda este trozo de roca flotando en el espacio. En la roca hay una selva y un océano que gotea hacia ninguna parte. En la playa queda un decadente resort con un bar que es el refugio de lo que queda del planeta: hula girls, mujeres amazonas, indios, turistas hawaianos, cowboys, fugitivos, cybertrance fans, travestis, viejos cantantes franceses y extras perdidos de una vieja película de Indiana Jones. Todo el mundo está un poco sucio y sudado y, cuando andas, las piernas parecen de goma. Los pájaros son de color neón y mutantes, pero están a salvo. Es el último lugar del universo que ha sobrevivido a la destrucción, y estamos de fiesta como si fuese el fin del mundo (que  lo es)».

Misterioso, sí, pero también muy entretenido. A no tenerle miedo.

Cambio de rumbo