Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 30 de noviembre de 2020

Nobleza rockera

Jaime Urrutia

Apostando por el sonido vintage y los viejos métodos de grabación, el madrileño firma un disco que compite con cualquier clásico dorado del rock en español.

Lo dicen muchos y lo suscriben los que saben: en el rock, nada más difícil que encontrar modernidad allí donde parece que todo se ajusta a la tradición. En otras palabras, que para ser original no es necesario salir corriendo tras los sonidos de las distintas vanguardias, tan efectivas como poco duraderas, más bien lo contrario.

Así lo entendió el legendario madrileño Jaime Urrutia, quien en el flamante Lo que no está escrito decide apostar por los viejos métodos de grabación y las herramientas que supieron registrar a los grandes discos del pasado: nada de ordenadores, muchos cables y equipos de válvulas. Así, lo realmente impactante es el contenido, descontando que el envase no va a entorpecer al conjunto de canciones aquí presentadas.

No está solo, claro que no: lo acompañan su fiel ladero Esteban Hirschfeld y una sección rítmica demoledora, conformada por Candy Caramelo al bajo y José «Niño» Bruno a la batería, además de Juan Carlos Sotos con las guitarras.

Sonido noble, grandes canciones, alta interpretación: rock y del bueno.

Nobleza rockera