Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
domingo 20 de septiembre de 2020

No se alarme señora, soy soviético

Grises

Qué: disco (edita Origami)

Porque el segundo disco de los donostiarras, grabado en los estudios Gaztain de Eñaut Gaztañaga (cantante y productor del grupo), contiene diez historias musicadas con el puntito de angst que debe contener toda historia onírica: es lo que tiene la exploración de los sueños. La música, sin embargo, equilibra esta sensación e insiste en el lado amable que caracterza al grupo, capaz de convertir cualquier trama en una llamada a laesperanza, sin caer por ello en formas de expresión desgastadas por el uso frecuente. Espíritu libre, el tema que abre disco, es un ejemplo. Espacio, por el contrario, se asienta en la negrura, pero Despierto (con coros infantiles en el arranque, también presentes en Después de todo) es como un aguijón de abeja, un carpe diem de El club de los poetas muertos: aprovecha el tiempo. Es otro de los mensajes que se puede apreciar en varias canciones. Un paso adelante para la banda, que exhibe músculo creativo y alimenta sus esperanzas de un futuro brillante.

No se alarme señora, soy soviético