Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 26 de septiembre de 2020

Apar

Delorean

Tres años después de Subiza, el grupo vasco regresa con un trabajo que simplifica el esquema formal, se quita capas y, no obstante, fortalece un poco más el componente sensorial de su propuesta.

Qué: Disco (edita Mushroom Pillow)

Delorean es desde hace años un modelo de internacionalización musical, un proyecto consolidado que ha sabido bandear la crisis del negocio con el argumento inapelable de su trabajo; sigue revestido de la suficiente complejidad como para no ser catalogado en ninguna parcela… y cuenta con la ductilidad necesaria para ajustar el mapa motor a voluntad sin perder caballaje ni peso específico. Apar es el traje nuevo de estos emperadores de la belleza, que después de hacer lucir su riquísimo vestuario de orquestación y samplers en Subiza, derivan ahora en un esquema más directo, reduciendo notablemente la texturización de unas canciones que enamoran desde lo más externo de la piel. El álbum, grabado en los estudios Gigantic, de Nueva York, con la coproducción del grupo y Chris Zane, cuenta con tres colaboraciones vocales de altura: Carolina Polacheck, de Chairlift, en la mágica Unhold, que recuerda a las Cocteau Twins de Heaven Or Las Vegas; Cameron Mesirow, de Glasser, en Destitution Time y Erika Spring, de Au Revoir Simone, en Still You, la canción de cierre, un auténtico masaje en las sienes que, lejos de trabajar a la manera de la hipnosis, pone a funcionar al cuerpo en modo theta: fantasía, imaginación e inspiración. Por cierto, el arte de portada está inspirado en las cruces de Oteiza y su esposa navegando sobre la espuma en el mar.

Apar - DeloreanApar

Enlaces relacionados: