Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
viernes 6 de diciembre de 2019

Pacífica

Buena Esperanza

Diez canciones muy trabajadas y una sabia mezcla de rabia y dulzura es la oferta que hace esta banda madrileña con su primer (y esperado) trabajo de larga duración.

Qué: Disco (edita Gran Derby)

Después de maquetar, probar, patear, apuntar y disparar, el trío madrileño (que de no ser por el idioma, hubiera pasado como nativo de Chapel Hill) ya tiene criatura: Pacífica es un agradable viaje a los primeros tiempos del indie español, cuando Australian Blonde marcaba el camino a los amantes de mezclar la tralla guitarrera –el boceto sucio pintado con rabia– y las melodías pop de indisimulada ternura. La figura de Pepo Márquez (The Secret Society) marca literalmente el ritmo en este proyecto; lejos ya de la bisoñez apuntada en el –no obstante– notable EP 10”, los temas de Pacifica suenan robustos, con la parcela vocal muy mejorada a cargo de Jero Martín. El bajo de Miguel Cerezo también es una presencia agradecida, pero sin duda resulta clave la mano en la producción de Jay Robbins, todo un trotamundos de la música estadounidense. Hay perlas como La tierra tiembla o Noche sin fin; el cierre del disco es un instrumental homónimo, uno de los mejores cortes de esta producción, en la que el grupo saca a relucir todo su potencial. Se edita en LP, CD y digital: para los coleccionistas veloces hay 75 vinilos en amarillo-verde.

Pacífica - Buena EsperanzaPacífica

Enlaces relacionados: