Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
viernes 15 de noviembre de 2019

Sideral. Estrella fugada

Héctor Castells

Llega el biopic de un icono, la vida desaforada de un artista que se sabía destinado a consumirse pronto. Sideral marcó una época en la noche barcelonesa: de sus pasos gigantes y algunos otros anónimos da cuenta su polifacético amigo Héctor.

Qué: Libro (edita Contra)

El impacto generado hace siete años por la muerte a los 32 años de Aleix Vergés, DJ Sideral, fue considerable, y no tanto por lo inesperado (él mismo había vaticinado en voz alta que no llegaría a arrugarse) sino porque supuso una toma de conciencia colectiva acerca de su gigantesca figura; una consideración literal (era muy alto) y aplicable al respeto que generó por su desempeño en los platos, en el combo Peanut Pie y en tantas otras expresiones de talento, todas ellas tan vitalistas como alucinógenas. Castells, un leonardo bizarro de la comunicación que se desenvuelve con soltura en la parcela audiovisual, se erige en voz autorizada para bucear en la vida de su amigo desaparecido, y consultar a otras voces capacitadas para elevarse sobre el volumen atronador de los altavoces del Nitsa Club. Vergés dejó como legado 84 mixtapes, un disco con Peanut Pie (cantaba y tocaba la guitarra allí), tres discos de mezclas y una obra póstuma, Canciones siderales, que firmó con el seudónimo de Leire. Castells lo cuenta todo a velocidad de vértigo, velocidad sideral. Toca ponerse el cinturón y acelerar con ellos dos.

Sideral. Estrella fugada