Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 24 de noviembre de 2020

Pussy Riot, una plegaria punk

Mike Lerner y Maxim Pozdorovkin (directores). Con Pussy Riot (Masha, Katia y Nadia)

La historia de las Pussy Riot sacudió Rusia primero y el mundo entero después. Aquí se analiza con rigor y detalle el caso más aireado de represión estatal a un icono rockero e ideológico (porque en eso las convirtieron) en los últimos tres años.

Qué: Película (estreno en España)

Cuando Nadia, Masha y Katia, componentes de la banda punk Pussy Riot, entraron con pasamontañas a la catedral de Cristo Salvador para una de sus provocadoras performances (ya lo habían hecho en la Plaza Roja y otros puntos neurálgicos de Moscú) imaginaban que habría revuelo, pero probablemente no calibraron la dimensión del asunto. Dos años de cárcel, finalmente reducidos a unos meses por la presión internacional tras la cacicada del gobierno Putin, fueron el resultado de un suceso que refuerza las reticencias sobre la mentalidad «demócrata» del gobierno ruso. Lerner y Pozdorovkin unen fuerzas en el retrato audiovisual, filmado a lo largo de seis meses; las extrañas vicisitudes del juicio y todas las acciones paralelas de protesta y salvaguarda de los derechos elementales que generó el abuso a las tres jóvenes desde un sistema corrompido y casposo, que también ha puesto a los homosexuales en el centro de la diana social, sin ir más lejos. La cinta es un testimonio de valentía y coherencia ideológica desde una generación que nació en las restricciones soviéticas y ha crecido en un campo abierto al capital despiadado, lo que no es óbice para que se imponga de manera subrepticia el pensamiento único de estado.

Pussy Riot, una plegaria punk