Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
domingo 5 de abril de 2020

Rosi

Templeton

Tercer disco. La confirmación estaba más que consolidada. Ahora ha llegado el momento del salto al vacío… con red. La banda cántabra ha firmado un disco hipnótico, que le hace subir varios puestos en la primera división del indie.

Qué: Disco (edita Sones)

¡Qué bien le ha sentado a Templeton eso del tres! Orgulloso estaría el conde Draco de los muchachos; aunque al muppet de la factoría Henson le volvía loco el cuatro, este tercer esfuerzo de estudio del grupo de Torrelavega merece mucho entusiasmo desatado. En Rosi se trasciende el algodón de azúcar a lomos de Fújur, el inmenso dragón blanco que vuela sobre Fantasía, huyendo de la nada en complicidad con un humano crédulo de alma ilusoria e infantil. Paco Loco ha sido (otra vez) el timonel, y se ha atrevido a transitar por caminos nuevos, seguro de llevar a sus muchachos a buen puerto. Esta sensación se intensifica, por ejemplo, en temas perfectos para volar como 39300, elegías ochenteras como Fucsia (los primeros Soda Stereo o el Amor amarillo de Cerati asoman por ahí) o la psicodélica y revolucionada El látigo. Después de una montaña rusa emocional que se extiende hasta el noveno corte, el cierre (Noches blancas y Hortensias) acompasa el latido del escuchante y le regala la belleza de la melancolía que sirve de paradójico asidero al alma atormendata.

Rosi - TempletonRosi

Enlaces relacionados: