Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 9 de diciembre de 2019

Natalie Merchant

Natalie Merchant

Fue una estrella mundial y un buen día pareció desaparecer de la faz de la Tierra. Hoy, a trece años de su último disco, la cantante y compositora estadounidense regresa con un álbum que la aleja del pop.

Qué: Disco (edita Nonesuch/Warner)

Su última aparición fue con Motherland, su disco contemporáneo al atentado a las Torres Gemelas, en su Nueva York natal. Pero no fue aquel derrumbe el hecho que propició su silencio, sino el de la industria discográfica, al menos tal y como ella la había conocido durante sus años de éxito planetario al frente de 10.000 Maniacs. «No me interesaba ser parte de la gran industria musical después de que llegó la era de las descargas digitales. Mi disquera, Elektra, desapareció y revivió hace poco. Estuve allí desde los diecinueve años y para cuando salí tenía treinta y nueve. Hubo todo un cambio, en realidad eran ejecuciones masivas, todos fueron despedidos. Me pareció que ese era el momento de dar un paso atrás y comenzar una familia». Entre aquel alejamiento y esta actualidad, Natalie Merchant cosechó un nuevo puñado de canciones inspiradas y, hay que decirlo, bastante sorprendentes para su prontuario pop. Porque en el flamante Natalie Merchant el sonido es eminentemente acústico, como si se tratase de una cantautora tradicional y no de una ex princesa del pop. Como sea, el álbum funciona como el retrato adulto de una mujer condenada a escribir canciones, que en este caso versan sobre la maternidad, su visión del mundo, las invasiones a Irak y todo aquello que, por suerte, Merchant decidió no callar y convertir en música.

Natalie Merchant - Natalie Merchant

Enlaces relacionados: