Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 26 de septiembre de 2020

3 bombas lacrimógenas

Dick El Demasiado

Dick El Demasiado regresa con 3 bombas lacrimógenas, un EP que amplía aun más los límites establecidos de la cumbia digital y sus diferentes mutaciones. El holandés residente en Calanda ofrece tres tracks que no pasaran inadvertidos para nadie, donde la experimentación y el baile consiguen lo mejor de sí mismo a partes iguales.

3 bombas lacrimógenas - Dick El Demasiado

Qué: EP digital

«Es considerado un artista radical tanto por la forma en la que se transgrede el mismo (y por lo mismo nos transgrede) como por su manera de decir, porque casi siempre involucra una sonrisa, como cuando uno lee noticias serias en los periódicos y resultan más graciosas que los programas de chistes. Esto tiene que ver con que muestra el absurdo de la realidad, de las construcciones que hemos hecho carne, las que creemos, y que dejan fuera a otras. Entonces, Dick con sus “anécdotas” incomprensibles que lo muestran más como una persona que ha actuado sobre el paso del tiempo que como un simple buscador de lo “lindo”, hace que la palabra radical signifique otras cosas más, porque también va acompañada de revelar, desplegar, arriesgar, divertirse, disfrutar… los lugares en que lo radical simplemente es oposición a lo que se nos impone, como la necesidad natural de libertad que se expresa por medio de la duda y del juego con las otras posibilidades».
Lo anterior es un fragmento de uno de los textos que forman parte del catálogo que explica de que se trató la muestra plástica que Dick Verdult, aka Dick el Demasiado, expuso entre noviembre de 2013 y marzo de 2014 en el Museo Universitario del Chopo de México DF. Viene perfecto a colación porque por más que el tema que hoy nos ocupa sea su música, la obra de este artista es un gran cuerpo regido en general por la misma ley, la de una locura meditada que es el mecanismo con el que cuenta sus historias, algunas personales, otras inventadas, pero siempre conectadas con lo que vivimos día a día.  
El desarrollo de la música de Dick (en realidad de su obra como artista en general) está marcada por la sorpresa. Ese es el signo sobre el cual su hacer cobra peso. Y eso se puede percibir cuando uno enumera las etapas que transitó, desde sus comienzos de investigación jovial con la cumbia y la mutación de eso hacia otros estilos inclasificables, pasando por formato de grupo cuando se volvió Dick el Demasiado y sus Exagerados –formación que tenía tanto del noise de los Sonic Youth más extremos como de la dura abstracción industrial de Skinny Puppy y de la experiencia alien de Einstürzende Neubauten–, hasta lo que hoy suena en sus 3 bombas lacrimógenas, que son como un resumen súper consciente de lo que ha realizado hasta ahora.
En una mirada imposible desde lo lineal –porque la carrera de este artista está atravesada por mil viajes–, exposiciones de obra plástica, cinéfila, giras y producción artística en los géneros más diversos –es decir, lo musical es solo un plano más de su quehacer–; de alguna manera es posible percibir su evolución, una que nada tiene que ver con la de la mayoría de los artistas que le son contemporáneos, porque camina bajo la guía de su propio marco, fuera del tiempo, fuera de las pretensiones de las escenas, sin divismo (al menos no al que nos tienen acostumbrados las estrellas del under), jugando a entrar y salir en mundos solo como una forma de sobrepasar fronteras, mostrar / dialogar con otros públicos, compartir con otros artistas y arriesgarse a nuevas experiencias.    
Los tracks de este nuevo EP nos muestran a un Dick que maneja a la perfección sus propios toques. Son tan guturales como burlescos, tan expansivos como directos. Son bellos en una mezcla de baile, improvisación, diversión, experimentación y riqueza de contenido. Por mas que las piezas de 3 bombas lacrimógenas son 100% instrumentales en ellas ha conseguido acercar este tipo de obra a la suya cantada, siendo que antes pertenecían a escenarios lejanos que se dividían en los conciertos que brindaba acompañado de su grupo, que normalmente hacían centro en sus canciones, y los que entregaba en solitario, en los que regalaba altas dosis de experimentación electrónica. Ahora esos mundos se encuentran gracias al poder sensual de las melodías, que en varios momentos hacen que a uno se le dibuje una sonrisa en la cara con la misma efectividad con la que antes lo lograban sus palabras delirantes.
En estas tres piezas nuevamente se atreve a palpar todo sin comprometerse con nada, a recomendar a nuestras mentes que miremos sin hacer foco. Nos propone que encontremos formas en las nubes. Pero no se confundan que esta no es una imagen tierna: Dick está apuntándonos con su dedo en la cabeza.
Los tracks de 3 bombas lacrimógenas tienen que ver con la cumbia digital / nu cumbia, o sea que sirven para menear el cuerpo, pero no hacen ningún planteo obvio para la pista de baile. No intentan pertenecer a lo que actualmente se considera “políticamente correcto” en la música electrónica. Son piezas experimentales que no tienen necesidad de parecer serias, de cumplir con los requisitos esenciales para ser aceptadas en el marco de lo académico. Es más, se sitúan en la vereda del frente haciendo un fuck you gigante, mostrando que los trucos de ese mundo son algo que cualquiera puede alcanzar. Ni siquiera intentan ser “lindos” en el sentido de la palabra al cual estamos habituados. Mejor sería decir que son pegadores, ácidos y explícitos. Que contienen la magia de estar compuestos de muchas capas, tantas que observarlas de manera atenta abre a la certeza de que no estamos percibiendo la foto completa, que hay mucho más. Y lógicamente, tienen la fuerza de la gran personalidad de Dick.
Quizás ese multimundo que propone su música es lo que la hace pegar en latitudes tan diferentes. Quizás los de una cultura encuentran a primera vista lo que los de otra no.
Pero pasado el trance de la escucha de su música uno se encuentra con un punto más que duele: a Dick esto le sale de forma natural. Pero eso esconde algo que él sabe y que no nos cuenta, porque como él mismo dice: “¡no es fácil ser difícil!”.

> Descarga gratuita aquí.

Dick El Demasiado – Gira por Asia
8/8 – Tokio
9/8 – Nagoya
10/8 – Fukuoka
13/8 – Tokushima
15/8 – Sendai (workshop)
16/8 – Sendai (show)
22/8 – Kobe (workshop & DJ)
23/8 – Osaka

3 bombas lacrimógenas - Dick El Demasiado

Enlaces relacionados: