Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 29 de octubre de 2020
Kiko Veneno y Martín Buscaglia

El pimiento indomable

Kiko Veneno y Martín Buscaglia

Dos historias musicales que se cruzan para dar forma a una original sociedad transoceánica. Kiko Veneno y Martín Buscaglia facturan un disco que reboza muy buenas ideas compositivas, dosis estimables de swing y muy especialmente una libertad estilística más que disfrutable.

Qué: Disco (Satélite K)

Flashback. Abril de 2012: Kiko Veneno carga la guitarra, las maletas, prepara el ticket de avión y vuela a Montevideo. Ya ha estado allí antes, y tiene referencias concretas: músicas y músicos, detalles geográficos y climáticos, detalles de historias compartidas. También tiene allí un nuevo socio, Martín Buscaglia, que lo recibirá en su casa, y un proyecto: componer, tocar y grabar, pero sin obligaciones. El plan de esta sociedad es dejar que las canciones fluyan sin prisas.

La relación entre ambos músicos viene de mucho tiempo atrás. Kiko: «A Martín lo conocí a través de Jorge Drexler. Él me dijo que había mucha gente haciendo cosas muy buenas en Uruguay, y que uno de ellos era Martín Buscaglia. Después establecimos contacto por mail, escuché un disco suyo. Más adelante empezamos a tener más contactos, él vino por Madrid, nos vimos. Así fue creciendo esto. Para mí las canciones de Martín son un misterio. Y eso es lo más grande que se le puede pedir a un músico. El misterio es lo que les da consistencia a estas cosas».

La estadía en Montevideo fue una historia repartida entre la cocina de Martín, los ensayos, las guitarras, las trasnochadas, imaginar acordes, buscarle la vuelta a algunas melodías, las compras en el supermercado, un pasaje por las playas oceánicas de Rocha (al Este de Uruguay), el estudio de grabación. Un mes después, el balance de Kiko y Martin es positivo: el material poético y musical se gestó y se parió a partes iguales, y la mayoría de las grabaciones quedaron prontas.

El resultado está llegando a las tiendas de discos españolas ahora: El pimiento indomable, un disco con doce canciones en las que fluyen los contrastes generados en la conjunción de materiales e ideas heterogéneas, el swing tanto en las interpretaciones vocales como instrumentales. Martín Buscaglia: «Creo que tanto los discos de Kiko como los míos suelen ser singulares, ninguno pertenece a un género único. Lo que salió es lo que salió. No había un plan, ni siquiera de que fuera multiestilístico. Es que somos así: si algo me conmueve no me importa de dónde viene». Kiko reafirma y agrega: «Buscábamos que el disco sonara americano, que tuviera elementos claros de identidad. Para mí era una cosa mitológica: siempre tuve la idea de hacer un disco en América».

El pimiento idomable