Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 28 de septiembre de 2020

Poco adrede nunca

Ju.

Se formaron a la chita callando, y han decidido que no era necesario subir la voz. Tres eran tres, con amigos. Huyen de barroquismos: dos letras, el punto y, desde luego, un mundo aparte que merece ser seguido.

Poco adrede nunca - Ju.

Qué: Disco (independiente)

Ju. arrancó en Madrid allá por 2013. Bárbara Bañuelos, Javier Espada y Ernesto Zoko decidieron un día que la experimentación sonora iba a formar parte de sus desayunos, almuerzos y cenas, desvelos no incluidos. Las canciones fueron llegando, y quedaron inmortalizadas el verano pasado en el estudio alicantino Papalacapa, con el polifacético Vicent Huma (compinche de Álex Ferreira y de tantos otros) como productor, además de acabar sacando jugo a guitarra, bajo, cuatro venezolano, bases, percusiones, sintetizadores, teclados y efectos. Poco adrede nunca es el nombre del debut; compendia once motas de polvillo dorado que pasaron el tamiz después de que el trío volcara en él dieciocho piedras halladas en su particular Yukón. Canciones chiquitas que no quieren ser grandes, sencillas (que no simples) y enroscadas en la voz dulce de una duenda, Bárbara, que pasa de puntillas sobre las notas, sin agredirlas con alardes. El tema Corto es un ejemplo perfecto de la aproximación de Ju. a la musa de las notas y los silencios. La breve rotundidad de Bonito espejo deja entrever, empero, un poco de gris en el horizonte: dulzura no es necesariamente una palabra sinónima de inocencia. Un lunar, en la antesala de cierre, culmina la sinergia entre creadores y receptores. Domingo de un racional, con feísmos mechados entre el algodón de azúcar, vuelve a despeinar (cuidadosamente, eso sí) al oyente. Traviesos que son…

Poco adrede nunca - Ju.

Enlaces relacionados: