Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
domingo 27 de septiembre de 2020

Sónar

Grandes nombres, apelativos en criptograma, música polisémica, riesgo, intergalácticas puestas en escena, material de estreno, Barcelona es «bona». La vanguardia no está en la espuma del mar bañando el mascarón de proa: mejor buscarla a medio camino entre el paladar y el corazón, como el Sónar.

Sónar

Qué: Festival de música de vanguardia y tecnología
Cuándo: Del 18 al 20 de junio
Dónde: Barcelona (Fira Montjuïc y Fira Gran Via L’Hospitalet)

Con el nuevo espectáculo de los Chemical Brothers, el retorno del enfant terrible Skrillex, la recuperación tarantinesca de Duran Duran o el psychorap raver de Die Antwoord, cualquiera diría que el Sónar se ha entregado definitivamente a las luces de neón. El análisis, no obstante, debe ir más allá de la hojarasca: los estrellones mentados no responden por separado al mismo tipo de público, con lo que ya se obtiene la heterodoxia característica de la gran cita barcelonesa de las vanguardias. El balance entre la oferta de día y de noche vuelve a ser espléndido, con joyas variopintas como Autechre, Hot Chip, Seth Troxler, Róisín Murphy, Dubfire, Evian Christ, Owen Pallett, Mika Vainio o Tiga, salidas de la autopista por las que se desenvuelven con galanura Bomba Estéreo, Cabo San Roque o Niño de Elche, reverencia a los veteranos (Garnier, Ángel Molina), amor indisimulado por las nuevas luminarias (FKA Twigs, A$AP Rocky), querencia por el toque bizarro (Meneo y sus juguetitos, Arca y sus visuales, Squarepusher y el laboratorio polisensorial que se monta en los directos, la esencia conceptual de ¥€$Ø, la voz de Kate Tempest) y espacio para los polos de atención adicionales, con el programa Sónar+D –el congreso internacional organizado por el festival dedicado a la transformación digital de las industrias creativas, en el que habrá conferencias, mesas redondas, talleres, actividades de formación, instalaciones sonoras, tech-shows y presentaciones de nuevos dispositivos y productos. En definitiva se puede asegurar que en el Sónar se baila, se degusta, se susurra y se libera el espíritu: como siempre, y también como nunca.

> Ver programación de conciertos aquí

Sónar

Enlaces relacionados: