Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 9 de julio de 2020

Sangre cita

Dënver

Pop chicloso sin pudores ni prejuicios. El lado más oscuro del dúo chileno Dënver se revela en Sangre cita, su cuarta entrega, y entre bolas de espejos y la intimidad de la cama se lanza desde sus instintos más profundos.

Sangre cita - Dënver

Qué: Disco (independiente)

Milton Mahan y Mariana Montenegro siempre van contra la corriente. Siempre se las arreglan para ocupar espacios que ya fueron manoseados por alguien o que ya lo serán en el futuro. Así, en un año donde las guitarras dulzonas invaden la música chilena, el dúo sanfelipino se atreve con creaciones que pueden jugar sin problemas al lado de viejos hits de Aqua, Corona o 666.
De lado quedan los pomposos arreglos orquestales de Fuera de Campo (2013) para ser reemplazados por sintetizadores chillones y letras fáciles de aprender. Sangre cita se muestra como un álbum desvergonzado, que rescata lo erótico de la oscuridad y lo convierte en material para las escenas más hedonistas de la noche.
Pese a que su orden no funciona del todo, gran parte de las doce canciones del disco son oro puro. Pop con toda sus letras. Coros efectivos, complementados con beats pegajosos y llenos de melancolía noventera. Probablemente no sea el mejor trabajo de Dënver: es un disco incómodo pero valiente, y esa es su principal virtud.

Sangre cita - Dënver

Enlaces relacionados: