Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
domingo 27 de septiembre de 2020

Amor supremo

Carla Morrison

La cantautora mexicana regresa con un nuevo álbum que busca reinventar su inconfundible voz a través de un manejo más sofisticado del estudio, favoreciendo a las melodías que le ofrecen nuevos y refrescantes ángulos musicales.

Amor supremo - Carla Morrison

Qué: Disco (edita Cósmica)

Refinando la personalidad de sus canciones, oscureciéndola para contrastar con la dulzura de su educada voz, arrancándola del carácter acústico característico de Déjenme llorar –su anterior trabajo, editado en 2012– y llevándola hacia atmósferas más eléctricas, Carla Morrison entrega un manojo de composiciones, trece en total, que seguramente serán coreadas con fervor, como es costumbre de sus seguidores, en todas y cada una de sus presentaciones. Hay novedad en la forma en que canta, como si suavizara su voz, la ralentizara incluso para hacernos entender todavía con mucha mayor claridad aquello que quiere comunicarnos y que suena como si lo murmurase al oído: los sentimientos arrebatados de alguien que vive hasta los huesos los vaivenes del amor. Un beso, la canción que abre el álbum, exhibe de entrada el nuevo espesor de las texturas sonoras que envuelven su voz, el carácter de una producción más elaborada, realizada por Demián y Jandro Jiménez, quienes ya habían colaborado con ella previamente. Vez primera sorprende por el arreglo electrónico que incluye y que la arrima al trip hop. Azúcar morena está marcada por una cadencia que insinúa el bolero, pero su tratamiento resulta enteramente novedoso. En definitiva, otro racimo de canciones de decepción, deserción y desesperación que en la voz de Morrison adquieren dramatismo e incuestionable credibilidad.

Amor supremo - Carla Morrison

Enlaces relacionados: