Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 1 de junio de 2020

El diablo baila claqué

Sopas del Mundo

Antonio Iglesias marcó una era (subterránea, pero era) con Dwomo. Ahora es el mascarón de proa en este proyecto cabaretero, más jacarandoso que berlinés, con cabida para todos los personajes y logistas del circo más bizarro y entrañable que pueda imaginarse.

El diablo baila claqué - Sopas del Mundo

Qué: Disco (edita Granja Beat)

«Tengo dentro de mí a los peces y a Frank Sinatra». Así arranca El predicador, sexta pieza de la placa de Sopas del Mundo en la que casi todo tiene cabida, siempre y cuando toque adentro y se toque bien, tarea que acomete con entusiasmo este trío creativo desprovisto de corsés. La idea de viajar por el mapamundi a golpe de tonadas y tradiciones era un proyecto en barbecho desde los noventa para los ahora involucrados; Granja Beat acometió el rescate editorial para que los humanos podamos tenerlo en nuestros dispositivos digitales, y recordemos de golpe el encanto de los pianobares, las bailantas y los cabarés de ida y vuelta, en el que siempre hay sitio preferente para el nuevo invitado al baile. Si se encuentran al terceto sobre algún escenario, asegúrense de estar en la compañía correcta: el desfile palpitante –y diletante– de imágenes evocadas por los artistas no es para todos los estómagos. Lo digieren mejor quienes se esfuerzan por no compartimentar ni estancar las músicas que erizan pieles; son balas que, lejos de matar, mejoran la circulación cuando son disparadas a quemarropa. Por cierto, la versión del Golden Brown, de The Stranglers, es maravillosa: si son de los que prefieren no despiezar la vaca, que en el contexto actual se hace mucho lo de comerse la pizza y dejarse el borde, la compra del disco sale a cuenta con este mero hallazgo nostálgico.

El diablo baila claqué - Sopas del Mundo

Enlaces relacionados: