Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 28 de septiembre de 2020

Erlo

Grises

A pesar de lo que puede sugerir su nombre, de poco luminoso no tiene nada. El quinteto vasco presenta Erlo, un disco multicolor, cargado de ritmo y placeres sonoros que destapa a un grupo con inquietudes y buen gusto.

Erlo - Grises

Qué: Disco (edita Octubre/Sony Music)

Imagina un desapacible día de invierno, te asomas a la ventana y una cortina de agua cae sobre las calles. La luz pálida lo envuelve todo y coges un disco de un grupo llamado Grises. No, no es para echarse a llorar, todo lo contrario. Suenan los primeros acordes de Avestruz y todo cambia, un haz de luz en forma de sonido electrónico con ecos tropicales y un ritmo contagioso llena de color lo que antes era gris. El quinteto vasco ha dado a luz un disco que arrastra con sus canciones, un cruce entre los atómicos Cristal Fighters y los psicodélicos Tame Impala, vitaminados como New Order y modernos como sus paisanos de Delorean. Y aunque la melancolía se apodera de muchas de las letras –como es el caso de Plutón–, un sentimiento de euforia y buen rollo se destila a lo largo de todo el álbum. Con una cuidada y meticulosa producción a cargo de Eñaut Gaztañaga y Alejandro Orbegozo y masterizado en Londres por John David (que ha trabajado con grupos como U2 o Foals), Grises ha hecho un disco con mayúsculas.

Erlo - Grises

Enlaces relacionados: