Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 12 de diciembre de 2019

Vinilos. Historia ilustrada del disco

Mike Evans

Un músico que escribe sobre imágenes que valen más que mil palabras, y que abrigan a sonidos que valen por mil imágenes: dos axiomas que, por suerte, son reversibles y admiten todos los matices del mundo. Dentro de este volumen late la historia de una pasión. Ojos y oídos a partes iguales.

Qué: Libro (edita Lunwerg)

Ha escudriñado en la vida de Neil Young, así como en las intrahistorias de los Beatles, Fleetwood Mac, Bowie, el festival de Woodstock o la generación beat. Mike Evans, además, es músico: compartió cartel en su día con Led Zeppelin y Bob Dylan. En este libro centra su filia investigadora en el vinilo. Y sí, lo hace con un punto romántico, como si el famoso roce de la aguja se hubiera encargado de surcarle el alma. Porque la reivindicación de Evans no se queda en la autenticidad del sonido: más bien habla del envoltorio y su valor añadido, cuantificable, en la acción de compra y la vocación coleccionista. Así, recuerda el papel decisivo de un joven empleado de Columbia Records, Alex Steinweiss, en la entronización de la portadas de discos: en 1940 se encargó de revestir por cuenta propia el álbum Smash Song Hits, de Richard Rodgers y Lorenz Hart, interpretados por la Imperial Orchestra. Nadie lo había hecho: los discos venían en un envoltorio monocromo. En aquella época, los álbumes eran de laca (el vinilo no llegó hasta 1948), giraban a 78 RPM y tenían una distribución escasa… sin embargo, la iniciativa de Steinweiss (que vivió hasta los 94 años y nunca dejó de experimentar nuevas ideas gráficas) aumentó las ventas del catálogo de Columbia en un 800% en apenas dos meses. La segunda probatina, con la Tercera de Beethoven interpretada por Bruno Walter, tuvo una acogida igual de entusiasta. El resto es historia, desde la corte del rey Crimson al arcoiris de Pink Floyd, y Evans la cuenta de maravilla.

Vinilos. Historia ilustrada del disco - Mike Evans