Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 28 de marzo de 2020
bigott

My Friends Are Dead

Bigott

El prolífico artista zaragozano está de regreso con un álbum que sigue fiel a su personal estilo y que también se acerca al sonido indie internacional de los años noventa. Pasen y oigan a Bigott.

Qué: Disco (edita Grabaciones en el Mar)

Bohemio, caradura, genio, bicho raro y mil cosas más. A Borja Laudo, aka Bigott, lo han llamado de todo, pero lo indiscutible es que es todo un artista de la cabeza a los pies. ¿Cuántos coetáneos suyos pueden decir que han publicado ocho discos en diez años y han girado sin parar, siendo alabados en innumerables críticas y reconocidos por su personal estilo?

Su regreso ahonda en su propio estilo, el de un crooner socarrón y marciano con una oreja en el indie de los noventa y la otra en el neo-country. Producido de nuevo por el norteamericano Jeremy Jay que insufla pop a su definido estilo, este disco es –como sus predecesores–, corto pero intenso: no llega a la media hora pero a su contendido no le falta chicha. El single de presentación, She’s Gone, es una bomba de noise pop rápida y directa, que quizás descoloca al lado del resto de temas más suaves como Coming Soon o Happy Flan. Sin embargo, en cortes como Hairy Moon se destapa su tributo a la música alternativa de los noventa, con una voz en la que hasta se aleja de su estilo de interpretación. Otro centro en la diana del músico maño. Y van…

Bigott

Enlaces relacionados: