Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 14 de julio de 2020
Calavera

Exposición

Calavera

Dos joyas en formato EP habían convertido el estreno en largo de Calavera en un acontecimiento muy esperado. La producción de Carasueño y el mimo final de Vacuum han sacado lo mejor de un extraordinario grupo de canciones, dechado colectivo de buen gusto. La inocencia perdida… y encontrada de nuevo.

Qué: Disco (edita Mont Ventoux)

Calavera lleva tres años largos dando voces (quedas, sin llegar nunca al rojo en el vúmetro; no hace falta en absoluto) y conquistando pabellones auditivos por la vía de la caricia. Es también el camino elegido para este primer álbum, una muestra espléndida de todo el potencial que se adivinaba al proyecto con los dos EPs previos y canciones tan magníficas como Escalador.

Un tema como Atlas y su compás nervioso muestra a las primeras de cambio que el grupo no se ha acomodado en el laurel facilón de las alabanzas que les llueven en su tierra; vamos, que han optado por empujar al máximo los límites del riesgo sin traspasar las fronteras de su credo musical, que tiene en la voz de Álex Ortega a su elemento más identificativo.

Con Tres, el cuarteto zaragozano se deja llevar por el sinte al ritmo de un patinador sobre hielo, mientras que Sobre todas las cosas limpia la atmósfera de todo barroquismo; la instrumentación de Museo retrotrae al primer Depeche Mode, y en Desfiladeros asoma la que quizá sea la canción más redonda del disco, una epopeya de apariencia naif e intensidad a flor de piel. El cierre, La vuelta a casa, es una canción idónea para caminar en la niebla sin miedo a chocar con nada.

Calavera Exposición

Enlaces relacionados: