Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 20 de febrero de 2020

Lo perdido

Diego Martez

Producido por Shaman Herrera y editado por Concepto Cero, el nuevo disco del argentino Diego Martez es una tesis nueva sobre un tema centenario: la tensión entre la urbe y las fuentes rurales. Entre el pasado y el futuro.

Qué: Disco (edita Concepto Cero)

Cuidado con las portadas de los discos: a veces dicen más de lo que quisiera su autor. En la distancia que hay entre No sirvas ahí la tormenta (2013) y el flamante Lo perdido, Diego Martez pasó de ser el jovencito cabizbajo que nadie saca a bailar a convertirse en el hombre que infla el pecho en medio del campo.

«Esta transformación surge porque mis canciones adoptaron el tinte que vengo buscando hace muchísimos años, tanto en mi voz como en mi lírica –dice Martez. Quería contar mi historia desde otra perspectiva, desde un lado más humano, desde un grito de lucha o de amor como lo tienen muchísimas canciones que fueron de gran influencia para mi carrera y mi vida. Creo que también pasó el folclore… Más que pasar, me atravesó».

Producido por Shaman Herrera, el disco es una tesis nueva sobre un tema centenario: la tensión entre la urbe y las fuentes rurales. Entre el pasado y el futuro. Las voces invitadas apuntalan esa conversación: la hija de un desaparecido con sangre guaraní (Charo Bogarín, del dúo Tonolec), la cantante de pop fanática de Carlos Gardel (María Ezquiaga), la chica beat con un tatuaje de Violeta Parra (Sofía Viola).

Shaman, por su parte, es la clase de productor que trabaja con sus propios cuchillos. Se moja o se moja. Sabiamente, el reflector mantiene a uno bajo la luz y otro agazapado en el cono de sombra, pero los protagonistas son ambos.

La dinámica es teatral: Martez esgrime su voz de baguala mientras Shaman despliega un paisaje en algún lugar entre la Puna y los desiertos apocalípticos de Mad Max. Secciones de cuerdas y percusiones mapuches. Guitarras a-la-Sonic Youth.  Programaciones secas y una voz caudalosa.

Promediando el disco, uno empieza a preguntarse qué es lo perdido. ¿Y si es el presente?

Diego Martez Lo perdido

Enlaces relacionados: