Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
domingo 7 de junio de 2020
Julio Bustamante

La misión del copiloto

Julio Bustamante

Si hay una voz dentro del mundo del pop mediterráneo que lo represente mejor que nadie –más allá del gran Remigi Palmero–, ése es el valenciano Julio Bustamante. Y si lo hace a lomos de una nueva muestra de genialidad como La misión del copiloto, no se puede pedir nada más.

Qué: Disco (El Volcán)

Con cuatro décadas de labores en el arte de cimentar un universo de melodías arrabaleras y arraigadas a su latido ché, el autor de Cambrers (1981) y Entusiastas (1998) nos devuelve a su pequeño mundo, y lo hace mejor acompañado que nunca. Resguardado por su banda de directo, desde finales de 2014 Julio Bustamante también ha ido acumulando colaboraciones tan jugosas como las del heterodoxo Hans Laguna, Cristian Pallejá y Nacho Vegas, con el que comparte voces en Iratxi, uno de los puertos de atraque obligatorios de este crucero por los extremos más variopintos de la canción melódica. En el álbum también destaca esa caricia vainiquera que es Lo desconocido o la canción que titula al disco, que define sus paralelismos realistas con el universo mágico de Jaume Sisa.

El resto del trayecto se sumerge en el álbum de fotos imaginario de Bustamante, con sus imágenes nacidas de su irónica concepción del costumbrismo. La misma que le sirve para que, cual Sagrada Familia, prosiga la construcción de una catedral al pop sin banderas, resuelta sobre un piano-guía como orquestador de un surtido de armonías artesanales, de ésas que se pueden oler, saborear y recordar como una saludable sensación de libertad, sublimada por el canto sereno del valenciano. Especialmente magnéticos resultan sus duetos con Maria Rodés y Clara Viñals, otra de las tantas razones por la que esta pirueta pop de mesa camilla contiene el corazón necesario para sortear los vaivenes del tiempo.

Julio Bustamante La misión del copiloto

Enlaces relacionados: