Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 13 de julio de 2020

Ayo

Bomba Estéreo

El quinto álbum de la banda colombiana de electrónica alternativa enfrenta con sabiduría el reconocimiento global que se ha granjeado en los últimos años y sorprende por su retorno al origen recorriendo otros caminos. Bomba Estéreo apunta directo al corazón.

Qué: Disco (Sony Music)

La vida discográfica de Bomba Estéreo comienza con un tema llamado Caminito, que abre Volumen 1, su disco de debut. Por él transitan espíritus ancestrales a través de sonidos de gaitas, tambores y guitarras para encontrarse con ritmos contemporáneos construidos con sintetizadores, era la tradición en transición. Luego, la banda colombiana creció estéticamente hasta erigirse como propuesta global de la electrónica latina alternativa.

Y ahora, once años más tarde de aquel Caminito, vuelve a alumbrar un álbum que brota desde la raíz y evoca el espíritu de la tierra; en Siembra, la canción que abre Ayo, la invitación va directo al corazón: «Siembra sol por la mañana / el camino que te llama / que te grita desde adentro / y que muestra a donde ir / Suelta lo que no está en tu tiempo». En el tema, Li Saumet canta sobre una base rítmica serena que incluye guitarras acústicas y se acompaña de un coro de niños que reafirman: «Siembra / no estás solo, ahí estás tú».

La caracola marina y las semillas de papaya que ilustran la portada también se sintoniza con Siembra y señalan la esencia del disco: el regreso al origen pero por una vía diferente. Los pasos andados por Saumet y Simón Mejía desde el asombro que significó Estalla (2008) y la reafirmación de Elegancia tropical (2012), hasta la consagración obtenida con Amanecer (2015), llevaron a Bomba Estéreo a un estado de solidez creativa que le permite apostar por sonoridades populares sin que afecten al quid de su música gracias a ese entramado electrónico que Mejía ha ido construyendo disco tras disco.

Ayo, que en lenguas arhuacas es el nombre de la hoja de coca (hayo, planta sagrada del pensamiento y la palabra), fue producido por Chris Castagno y Ricky Reed entre Minca –un caserío de la Sierra Nevada de Santa Marta– y Los Ángeles.

En él, la cumbia y la champeta se funden con el pop y el reguetón de una manera íntima y precisa, que fluye con sencillez en canciones como la que titula el disco, Amar así, Taganga y Duele, en donde el rumor de música árabe emana de un instrumento criollo como la flauta de millo; y se azuza con insolencia en otras como Flower Power, Money Money Money o Internacionales, en la que abordan con desenfado un tema como la igualdad.

El álbum cierra con Vuelve, una preciosa coda que remite a Siembra y completa el círculo en medio de cantos indígenas, gaitas criollas, violines y la presencia calma y liviana de cantos y voces de niños; finalmente las vidas de Simón y Liliana también han cambiado y el presente se divisa aún mucho más extenso.

Bomba Estéreo Ayo

Enlaces relacionados: