Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 2 de junio de 2020
Alejo Stivel

Yo era un animal

Alejo Stivel

Después de muchos años dedicado a la producción musical, el que fuera miembro de Tequila presenta su primer disco en solitario con canciones propias. Con el flamante Yo era un animal podemos decir alto y claro que Alejo Stivel no está de paso; vino para quedarse.

Qué: Disco (Universal)

Hace ya unos meses que sonaba Ni una menos, un croché a los intestinos de la violencia de género con la que Alejo Stivel –con la participación de la productora y rapera argentina Miss Bolivia– refrendaba el lozano estado de forma en el que se encuentra.

Tras tres décadas arrinconado tras la mesa de mezclas, el fundador de los míticos Tequila no ha perdido el tacto, más bien lo ha extendido bajo nuevas vestimentas rock. Sin renunciar al power pop con rezumar callejero marca de la casa, como en la titular del disco, sus intereses reparan en subrayar sus habilidades: como hacer del blues un juguete pop, lo cual muestra en A tus pies, o en preñar Rubia de sinuosos aires fronterizos.

En cualquier caso, sus canciones de amor bajo la lluvia se reproducen bajo la mirada del viajero que siempre camina en circunferencia alrededor de sus raíces, capaz de tratar una relación con poesía balompédica o fruncir el ceño con rabia en Tocar y tocar y La Biblia y el calefon.

Como no podía ser de otra forma, la factura de su rock costelliano, como en París con aguacero, es impecable. Su vasta experiencia en las labores de producción amplían la misma dimensión de su perspectiva, como en el dulce vagar country de Dos en una o en su delicada disposición de la slide guitar en Lo que hiciste hoy.

En resumen, un álbum que tira de fondo de armario, pero con la voluntad de transcender entre sus seguidores e imantar a todos los que quieran subir a su colorido carromato rock. Desde luego, nunca es tarde.

Alejo Stivel Yo era un animal

Enlaces relacionados: