Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
miércoles 23 de septiembre de 2020
Foto: Miguel Ángel Gascón

Pataky

Ojete Calor

Lo del dúo Ojete Calor no tiene nombre. Carlos Areces y Aníbal Gómez, enmascarados bajo el nombre musical más cool del universo pop, ofrecen su vertiente cómica bajo los filtros de un synth-pop de cacharrería no menos chanante que sus letras.

Qué: Disco (Universal)

De entrada, uno no sabe que pensar ante lo que los actores y humoristas Carlos Areces y Aníbal Gómez están proponiendo realmente en Pataky, totalmente integrados en una concepción de cómo debería sonar el pop chanante. Porque no nos engañemos: no estamos ante un trabajo evaluable sin la sombra de la patente Paramount Comedy.

Esto deriva en varias opciones para el receptor; por un lado, está la de olvidar la parte instrumental para centrarse únicamente en la sucesión de chistes propuestos y descojonarse de la risa; por el otro, se lo puede tomar como una variación humor-lo-fi del synth-pop que campaba a sus anchas a principios de los ochenta.

En cualquiera de los casos, siempre surge el recuerdo de aquellas cintas de chistes que se vendían en gasolineras. Es que lo de este dúo es: honestidad pura y dura. Su intención es una representación fidedigna de lo expresado en el nombre que se han puesto: Ojete Calor. Una broma sin mayores intenciones que hacer lo que les da la gana en todo momento o en toda «canción», si es que el término es aplicable a lo que hacen.

En su caso, se podría definir mejor como «chiste musicado», o como dirían ellos mismos: ojete canción pop. De lo que no cabe duda es que la valía de este trabajo queda totalmente supeditada a los gustos humorísticos del oyente y no a los musicales. Pero visto lo transcendente que parece todo en el pop actual, ofertas como la suya no solo son necesarias, sino también transgresoras.

Ojete Calor Pataky

Ojete Calor Pataky

Portada edición Deluxe

Enlaces relacionados: