Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 26 de octubre de 2020
Instituto Mexicano del Sonido

Disco popular

Instituto Mexicano del Sonido

Instituto Mexicano del Sonido, el proyecto del incansable productor chilango Camilo Lara, presenta su quinto trabajo discográfico rodeado de invitados notables bajo un título muy descriptivo: Disco popular.

Qué: Disco (El Volcán)

Son dos cosas las que deja claras Camilo Lara –el hombre detrás del Instituto Mexicano del Sonido– en su nuevo álbum Disco popular: su evolución para crear beats y texturas sonoras así como su agudo y fresco sentido del humor. Pero también es destacable otro condimento que lo hace especial: los invitados de lujo de los que se rodea en sus nuevas canciones, que indudablemente les dan más lustre todavía.

Así, Cumbia bomba es un tema rompedor, ideal para abrir un álbum, que arranca con el rasgueo de un ukelele pero que muy pronto se instala en un discurso electrónico, donde inquietantes sonidos como venidos de otra galaxia le proporcionan gran carácter. En contraste, ya para ir estableciendo los parámetros por donde se moverá el IMS en este trabajo, Mi T-Shirt de la Nasa, un divertido homenaje a una vieja camiseta, tiene un aire de sonoridades de los 50, muy cercana a Esquivel.

Temblando, su tercera canción, destaca por los invitados; reúne a La Yegros, Caléxico y Orkesta Mendoza, y propone un singular acercamiento al chamamé que tanto éxito le ha dado a la cantante argentina. Por su parte, Dame un besito resulta la perfecta canción para una tertulia popular, una que exalta los sonidos de salón de baile. Y Pa la calle nos ofrece un gratísimo descubrimiento: la voz de la panameña Lorna, que suena dinámica, caliente y potente.

Disco popular asume otras sonoridades en sus últimos temas, acercándose a la música afrocaribeña. Hay reggae en Rebel, con la envidiable colaboración de Toots Hibert y Sly & Robbie; un dancehall de nombre Popular, en el que participan Pamputae y Ranco; y una divertida cumbia de nombre La party está pa’ arriba, pero a mí me da pa’ abajo, donde el IMS demuestra que un buen estribillo y un ritmo que lo siga son muchas veces suficientes para estimularnos de pies a cabeza. Como bien reza el dicho: no hay quinto malo.

Instituto Mexicano del Sonido Disco popular

Enlaces relacionados: