Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 26 de septiembre de 2020
Delorean

Mikel Laboa

Delorean

Escuchando el último álbum de Delorean, salta a la vista que el grupo de Zarauz no tiene intención de buscar un patrón predeterminado en su carrera. Y menos ante esfuerzos como este Mikel Laboa de impacto instantáneo.

Qué: Disco (Elkar)

Como bien se entiende del título escogido para la ocasión, estamos ante una obra nacida de la música del genial músico e ideólogo vasco. Eso sí, que nadie se espere un homenaje al uso, ni un disco de versiones tradicional. Así, en las antípodas de tales intenciones, este álbum intenta (y consigue) trasladar la semántica, entre autoral y vanguardista de Mikel Laboa (1934-2008), hacía terrenos de electrónica experimental. O no tanto. De hecho, no sería descabellado bailar estas canciones en la hora del clásico bajón madruguil.

Del extraño pulso house psicodélico del tramo final de Kantuz se desprende que tampoco estamos ante un disco cosido entre formatos de canción al uso. Ni mucho menos. Lo que Delorean ha conseguido es contextualizar una música ya de por sí atemporal, a la que ha marcado bajo el sello del Siglo XXI. Semejante atrevimiento ha sido posible gracias al acceso tan especial con el que ha contado: las cintas originales del autor de Bat-Hiru y Xoriek 17.

Y esto le ha servido a la banda para poder armar un discurso donde palabra y pulso dance nunca están enfrentados sino que confluyen en un denominador común: la intensidad como pauta, ya sea desde los lugares más lejanos –aparentemente– o desde un contacto directo de aliento renovador. En cualquier opción, lo único que nunca varía es el resultado: un disco para recordar que sobrepasa la presencia de Laboa para convertirse en un sonido 100% Delorean.

Delorean Mikel Laboa

Enlaces relacionados: