Festival Pirineos Sur
Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 19 de julio de 2018
La Vida Bohème

La lucha

La Vida Bohème

Con una labor casi artesanal, en su más reciente trabajo La lucha, La Vida Bohème invita a un viaje sonoro sin precedentes. La banda venezolana radicada en México se enamora y reencuentra con todo aquello que une y proporciona felicidad.

Qué: Disco (Nacional/Ventilador)

La lucha, el tercer álbum de La Vida Bohème, es quizás el lado más luminoso de lo que el cuarteto venezolano quiso presentar como el cierre de una trilogía que comenzó en 2011 con Nuestra y que oscureció en 2013 con la salida de Será, trabajo que le posiciona en la escena internacional. Musicalmente, La lucha es, más que un disco, una experiencia sensorial muy bien lograda que invita a un viaje por los más variados estados emocionales que se puedan percibir.

Así, valiéndose de sonidos tan diversos como el de un teclado farfisa al mejor estilo de Los Ángeles Negros, voces de niños risueños o hasta la inconfundible voz del expresidente uruguayo José «Pepe» Mujica en el primer corte de La lucha, La Vida Bohème vuelve a hacer de las suyas y ofrece más de media hora de deleite sonoro y de profunda reflexión sobre la identidad latinoamericana y cómo es sentirse ciudadano del mundo.

La lucha es el resultado de un trabajo casi artesanal que llevaron a cabo los integrantes de la banda, desde que decidieron cambiar a su Venezuela natal por México y radicarse allí a comienzos de 2014. Pensado minuciosamente, este álbum no encontró mejor y más acertado productor que el puertorriqueño Eduardo Cabra (Visitante de Calle 13), quien –en palabras de los integrantes de la banda– «lleva el camino de la luz y el camino que hay que seguir, musicalmente hablando».

De esta manera, cada una de las doce canciones que conforman el disco son un universo en sí, donde se le canta al amor, a los sueños, al exilio y por qué no, a ese anhelo eterno del ser humano llamado «felicidad»; a eso que en palabras del propio Mujica, implica un esfuerzo, un día a día y un firme propósito para alcanzar: «Si no lográs la felicidad con poco, no te comas la pastilla que la vas a lograr con mucho».

En definitiva, se podría decir que La lucha es un final, pero también un comienzo. El de algo nuevo e inesperado, el comienzo de algo más grande y trascendental que espera, a la vuelta de la esquina, por ser descubierto.

La Vida Bohème La lucha

Enlaces relacionados: