Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
domingo 27 de septiembre de 2020
Florencia del Campo

Madre mía

Florencia del Campo

La escritora argentina residente en Madrid Florencia del Campo presenta Madre mía, una novela narrada en primera persona y brutalmente honesta que reflexiona sobre cómo sobrellevar una perdida dolorosa.

Qué: Libro (edita Caballo de Troya)

«Para abordar la escritura hay que ser más fuerte que uno mismo, hay que ser más fuerte que lo que se escribe», dice Marguerite Duras en Escribir. Y es algo que Florencia del Campo, que escribe Madre mía a partir de la muerte de su madre, entendió a la perfección. La autora tomó la historia clínica de la enfermedad de su madre y la usó de base para escribir este libro que se tensa con la autoficción. Le puso palabras a una situación triste, la nombró. La hizo literatura.

El libro cuenta la historia de F., una hija independiente que se entera de la enfermedad de su madre mientras vive su vida a más de 10.000 kilómetros, lejos de su familia. Cuenta lo que ocurre mientras a su madre se le diagnostica una enfermedad tan jodida como el cáncer de pulmón y su muerte. ¿Qué se supone que debe hacer una hija en esta situación?

Así, narrada en primera persona, Madre mía muestra la visión de una hija ante la noticia de la pronta muerte de una madre. Una hija que escucha múltiples voces, sus voces, su conciencia, como si en ella se fundieran todos los hijos de Mientras agonizo. Hay ahí un gran acierto de la autora, porque el lector también escucha esas voces que muestran la vulnerabilidad, la culpa y el sarcasmo de una narradora que busca digerir la perdida de su madre. ¿Cómo se prepara uno para esto?

F. intenta responder estas preguntas, es una narradora conflictuada que se debate entre la obligación familiar y su propia independencia, que siente los lazos que atan por más distancia que los separe. Y en la superficie la prosa poética de Florencia del Campo que dota de melodía nostálgica a la narración: «No me miraste ni me hablaste, ya no abrías los ojos, ya no estabas consciente. Te saludé y te dije que estaba, que había llegado. Nada. Silencio de marea muerta, madre mía, aguaviva, mamá muerta».

Madre mía no busca el golpe bajo, muestra el dolor, se siente, pero no hay allí una pretensión sanadora, sino que más bien se usa en función del lenguaje. Un lenguaje que al ponerle nombre a las cosas nos reafirma, nos reconcilia.

Florencia del Campo (Buenos Aires, 1982) es escritora y editora. Ha publicado los libros infantiles ¿Y si no entro en este libro? y A los saltos, el libro Rupturas y riñas, que contiene dos nouvelles, y la novelas Novela roja y La huesped. Madre mía es su novela más reciente.

> Leer fragmento aquí

Florencia del Campo Madre mía

Enlaces relacionados: