Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 24 de septiembre de 2020
Carlos Busqued

Magnetizado

Carlos Busqued

Después de diez años de silencio, el escritor argentino Carlos Busqued regresa con Magnetizado, un libro descarnado e impactante, narrado desde la no-ficción, en el que cuenta con maestría la oscuridad de las personas.

Qué: Libro (edita Anagrama)

En 2008 era finalista del Premio Herralde de Novela Bajo este sol tremendo, y el desconocido Carlos Busqued irrumpía casi sin quererlo en el mundo de las letras. La carta de presentación: una primera novela feroz e inolvidable que de boca en boca fue ganando lectores hasta convertirse en un libro de culto. Desde entonces muchos lectores esperaban su vuelta. Y la espera valió la pena: Magnetizado es un libro demoledor al igual que su antecesor, aunque ahora narrado desde la no-ficción, contando con maestría la oscuridad de las personas.

En septiembre de 1982 sucedieron cuatro asesinatos casi idénticos en el transcurso de una semana en Buenos Aires. El asesino se subía a un taxi, hacía su recorrido y cuando llegaba a destino, sin ningún motivo, le pegaba un tiro al taxista. Luego apagaba el motor, acomodaba el cuerpo si había quedado torcido y se fumaba dos cigarrillos dentro del taxi. Después iba y se pedía una milanesa napolitana en algún bar cercano al crimen. El asesino es Ricardo Melogno, quien entonces tenía veinte años y hoy sigue preso.

El escritor e ingeniero argentino Carlos Busqued se reunió con Melogno varias veces durante 2014 y 2015. De esas charlas, de esas casi noventa horas de grabación, salió este libro «estadísticamente infrecuente», tan difícil de encasillar como lo es su protagonista para los psiquiatras.

En Magnetizado el autor decide desplazarse y darle la palabra al monstruo, es su voz la que se escucha, la que nos cuenta el antes, el durante y el después de los crímenes. Es una decisión narrativa arriesgada que Busqued maneja a la perfección. Aquí hay un narrador casi ausente, que se muestra con preguntas frías, precisas, dosificadas, que no juzga ni levanta la voz (mucho más cercano a Walsh o Capote que al protagonismo de los Cercas o Carrere).

En el libro hay una oralidad propia del trabajo minucioso de edición de Busqued, que capta la voz de Melogno y hace que el lector sienta que lo escucha, como si estuvieran en la misma habitación. Esa intimidad se siente y humaniza al monstruo. Ese es el gran logro del autor: que el lector termine empatizando con el protagonista. «Cuando el bien no se encuentra por sí mismo, hay un solo lugar donde ir a buscarlo: el mal», dice Barco, uno de los tantos personajes memorables de Juan José Saer, en Algo se aproxima. Quizá haya algo de eso en la historia de Melogno.

Magnetizado funciona como la ley de Ampère: circula por el lector y genera un campo magnético alrededor de él. Se pega como los cubiertos a la sangre. Volvió Busqued. Y cómo.

Carlos Busqued Magnetizado

Enlaces relacionados: