youtube-noc
Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 20 de octubre de 2018

En tiempos de fervor mundialista, se estrena en la cartelera argentina No llores por mí, Inglaterra, una comedia bizarra dirigida por Néstor Montalbano que revive, a partir de un duelo futbolístico, el episodio de las invasiones inglesas de 1806 a Argentina.

Qué: Película (estreno en Argentina)

Este nuevo filme de Néstor Montalbano (aquel que renovó el humor argentino con los ya míticos programas De la cabeza, Cha-Cha-Chá y Todo por dos pesos) cuenta con un elenco coral de actores televisivos de renombre: Gonzalo Heredia, Mike Amigorena, Diego Capusotto, Laura Fidalgo, Mirta Busnelli, Luciano Cáceres, Fernando Lúpiz, Eduardo Calvo, Roberto Carnaghi, Esteban Menis, Damián Dreizik y Fabián Vena, como el narrador.

A ellos que se unen a algunos ex futbolistas (Fernando Cavenaghi, José Chatruc), periodistas (Matías Martin) y a Evelina Cabrera –Titular de la Asociación de Fútbol Femenino– para encarnar a los criollos que resistieron las invasiones británicas del Siglo XIX.

A partir de un plan peculiar -entretener a las masas con un partido de fútbol hasta que lleguen los refuerzos- los ingleses pretenderán hacerse con el territorio argentino. Esa será la excusa para desatar una serie de peripecias que homenajean al deporte más popular de la Argentina.

Montalbano tenía el guión desde 2004. Sus películas anteriores, como Pájaros volando o Soy tu aventura, mantienen el estilo y la estética kitsch que supo cultivar con éxito en la pantalla chica, acompañado en la mayoría de sus producciones por Diego Capusotto, comediante argentino de culto. Tras ganar el concurso británico Euro Script, Montalbano consiguió el apoyo económico necesario, asociado a una productora local (Pelícano Cine) y a otra uruguaya (Cordón Films).

La banda sonora, a cargo de Pablo Borghi (Metegol, Un gallo para Esculapio), se grabó en Praga con la Orquesta Sinfónica Fame’s Project de Macedonia, y alumnos de la Escuela Da Vinci, especializada en animación 3-D, trabajaron en los efectos digitales del filme.

Así, en tiempos en donde el fútbol se vuelve el tema de conversación por excelencia, esta película se convierte en el entretenimiento ideal para los amantes de dicho deporte que disfrutan, además, del humor no apto para todo público.

No llores por mí, Inglaterra

Enlaces relacionados: