Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 21 de agosto de 2018

Reyna

Niña Dioz

Entre críticas sociales y una apuesta clara por el empoderamiento femenino, la mexicana Niña Dioz se apropia nuevamente de la acidez que la caracteriza y hace entrega de un trabajo imponente moldeado a través de su poesía callejera.

Qué: Disco (Nacional Records)

El camino que la regiomontana Niña Dioz ha transitado no fue asunto sencillo. Irrumpir dentro de un ecosistema musical masculino requiere fortaleza interior, valentía y una infinita capacidad para convertir sus experiencias en una edificación de historias «versadas» que dejen al descubierto la persistente energía que ha inyectado a su carrera.

Marcapasos (2007) fue su primer EP y el punto de fuga para desatar la vorágine e impulsar el bien merecido ascenso gradual que ha vivido. Hasta llegar ahora al flamante Reyna, editado por Nacional Records, que demuestra a través de sus nueve cortes su evolución artística y personal.

Sin ningún tipo de limitaciones, la mexicana homenajea su trayectoria, hace agudas críticas sociopolíticas y narra a través de rimas precisas y contundentes su historia dentro de la música, develando así su gran crecimiento como compositora.

La producción de Reyna corre a cargo de eclécticos eruditos que dieron un toque particular a cada tema, convirtiendo el álbum en un trabajo que captura perfectamente la esencia camaleónica que Niña Dioz ha manifestado desde el inicio de su carrera aunque potenciado a una alta frecuencia.

A través de ritmos latinos, jazz, hip hop y trap, Carla Reyna reinventa sus propias influencias y se hace acompañar de grandes personajes como Shigeto en Nubes, uno de los temas que expone el lado más relajado de la cantante y simplemente versa sobre ir ligera, pasarla bien y armar una buena fiesta.

Lido Pimienta y Ceci Bastida se unen también para reventar en Tambalea bajo una lírica que habla sobre el sentido de pertenencia y la fidelidad a los ideales ante los altibajos de la fama. Por su parte, el tema que da nombre al álbum cuenta con la participación de Scoop Deville y en él se resalta un claro y contagioso empoderamiento femenino.

En definitiva, resonando afilada y certera, Niña Dioz ofrece un estupefaciente auditivo apasionante en el que apuesta por vislumbrar una realidad más allá de los sueños, apoyándose en la satisfacción que ofrece el resultado del trabajo duro cuando uno hace lo que ama.

Niña Dioz Reyna

Enlaces relacionados: