Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 10 de diciembre de 2018

Historias de pescadores y ladrones de la pampa argentina

Gabo Ferro y Sergio Ch

Gabo Ferro, todo un referente de la música acústica rioplatense, y Sergio Ch, un emblema de la música pesada se unen en Historias de pescadores y ladrones de la Pampa Argentina, para forjar un disco mágico, con más similitudes que diferencias.

Qué: Disco (Oui Oui Records)

Historias de pescadores y ladrones de la Pampa Argentina reúne a Gabo Ferro, un referente de la canción acústica, con Sergio Ch, ex líder de Los Natas (banda de culto del stoner argentino). A pesar de estas diferencias estilísticas, hay varias conexiones entre sus obras y sus devenires personales.

Gabo empezó en el hardcore, con la banda Porco, y luego se volcó a un formato minimalista de guitarra y voz. Sergio, en su disco 1974 (2015) incursionó en el formato acústico dejando de lado el sonido de bajos densos, lisergia valvular y experimentación psicodélica que caracterizó su obra anterior.

Ahora, en estas once canciones, sus guitarras se funden en un diálogo de arpegios, pulsos con tempo de blues, por momentos más folclórico y a veces más cercano al folk norteamericano a la Johnny Cash. Sus voces se intercalan, dándole forma a un cruce entre climas y texturas más tenues o más sórdidas. Allí aparece un universo compuesto de gauchos, sangre seca, facones, ríos que se desbordan y estaciones de trenes abandonadas. Allí donde hay tragedia, también hay angustia, desencuentros, romances truncos y desesperación.

La Pampa Argentina aparece en el nombre de esta obra, en los escenarios y en las historias que se narran en las líricas. Es inevitable vincular esto con el interés de Gabo por la historia argentina (también es historiador). Por otro lado, Sergio, pareciera haber traspolado los desiertos californianos a las pampas de Buenos Aires. Además, reafirma su búsqueda artística actual en un verso del tema El pescador, donde afirma que no extraña la distorsión.

Que parte de mí combina las tonalidades de ambos balanceando la melodía de una canción desgarradora, que lanza una pregunta a la inmensidad. La estación coloca en un primer plano un arpegio angelical, mientras que en Corona de caranchos las cuerdas se traslucen oxidadas y letárgicas, casi como una cruza entre una payada y un tema country que pinta un panorama desolador.

Entre ambos elementos, estos destacados artistas de amplia trayectoria sientan las bases de un sonido crudo, que encuentra la distorsión en la fiereza de la canción lanzada al vacío, en la densidad dramática de la interpretación de ambos. La canción tradicional se fusiona con una educación sentimental rockera que se transluce.

Bien podría bautizarse como «stoner pampeano» o «canción acústica cruda». Las etiquetas, en este caso, no interesan. Más bien, son intentos fallidos de nombrar un encuentro artístico indeleble; dos voces, dos guitarras, que sintetizaron un ensamble sonoro superador del rock más ruidoso, chato y convencional.

Gabo Ferro y Sergio Ch

Enlaces relacionados: