Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 11 de diciembre de 2018

Una canción de cuna entre tempestades

The New Raemon

Más allá de la preponderancia actual a toparnos con la búsqueda incesante del último hit, siempre es un bálsamo acercarnos a las canciones de The New Raemon. Una canción de cuna entre tempestades ofrece un puñado de postales, en forma de canción, nacidas de un corazón ajado.

Qué: Disco (Music Bus)

Año a año, disco a disco, The New Raemon nos hace olvidar un poquito más la pérdida de un grupo tan reivindicable como Madee. El que fuera cabeza de león de dicha formación slowcore persiste en su capacidad para orbitar sobre sí mismo y ofrecernos un nuevo banquete de pop señorial, por momentos elegíaco, y sobre todo de indudables capacidades terapéuticas.

De amores en horas bajas, dolores sin cura y postales nacidas de un corazón ajado anda bien surtido en estas once canciones: poesía suturada entre imágenes que se abren ante nuestros oídos como esas palabras siempre dormidas, esperando ser prendidas en la quijotera del paciente.

Así es desde Cíclope a Tengo el as, con puntales intermedios como la imponente Charleston (flores y dolores). Todas demostraciones dignas de estudio sobre cómo hilvanar un discurso propio a través del medio tiempo. Bajo esta pauta, la épica del recogimiento siempre intenta destetarse en estribillos que crecen y crecen dentro de un marco pop-folk en tono cinemascope.

Y si se le suman colaboraciones como la de Rocío Márquez, en Un posible final, una cosa queda clara por encima de todo: el catalán Ramón Rodríguez es un trovador de los de antes, donde el poder de la palabras está idóneamente parapetado bajo labrado molde de autor indie pop.

The New Raemon Una canción de cuna entre tempestades

Enlaces relacionados: