Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 11 de diciembre de 2018
Santi Araújo

Catedral

Santi Araújo

El EP de debut de Santi Araújo sirve de presentación para una nueva promesa del indie folk. En él, el músico gallego ofrece canciones sembradas de vitalidad a cortapisa, dolores sanados en la orilla de la melancolía y alguna que otra invitación a la esperanza.

Qué: Disco (Ernie)

Últimamente resulta notoria en España la proliferación de autores de indie folk con propuestas en las que el peso de la palabra es el motor sobre el que gira su obra. Tal vez dicha percepción no sería tan valorada de no ser por la progresiva devaluación que el peso lírico ha tenido en el pop del Siglo XXI.

En este sentido, el gallego Santi Araújo es ducho en desanudar la sinceridad, que le conecta a cada uno de los impulsos artísticos que nutren a Catedral, un repóquer de declaraciones a tumba abierta que dejan florecer sentimientos más interinos. Da igual escoger Vencejos, Planeta Tierra o Yo soy, la rúbrica siempre emerge bajo rasgos comunes: un estilo que no sabe desarrollarse de otra manera.

Bajo esta propuesta lírica, resulta complicado distinguir canciones dentro de un discurso tan perfectamente cohesionado. Melancolía vital, aunque abrigada de orballo galaico, ideal para escuchar tras «un domingo más rodeado de desconocidos», frase que sintetiza un sentir perlado con un juego de arreglos mínimos, pero que crecen a cada escucha.

Ya sea desde el piano danzarín que late en la canción que da título al disco o los vientos de Yo soy, cada uno de los pliegues armados relucen en un mosaico final donde podemos palpar todas las cicatrices aún sin suturar de este ser acunado en una soledad típicamente norteña.

Santi Araújo Catedral

Enlaces relacionados: