Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 11 de diciembre de 2018
Perlita
Foto: Sergio de Arrola

Caballo rojo

Perlita

Dos años después de trufar nuestros oídos con un vendaval de músicas policromáticas incluidas en Cangrejo yeti, el trío andaluz Perlita retorna con el flamante Caballo rojo ofreciendo una apuesta total por la poesía sinte.

Qué: Disco (Lovemonk)

Embadurnado en un sinfín de sonidos transcontinentales, este trío de profundo acervo andaluz prosigue con su replanteamiento de cómo sonaría un cruce entre Hot Chip y Kraftwerk de haberse gestado en un barrio gaditano del Siglo XXI.

Así, dominando un lenguaje rubricado con poética de contornos dadaístas, Perlita hace un uso tremendamente inmersivo de herramientas como el Auto-Tune. En cada giro barnizado o efecto, el objetivo siempre es alcanzar el alucine digital. Pop concebido en base a la evolución tecnológica en terreno sinte, aunque sin olvidar nunca el pálpito analógico. Pasado, presente y futuro de una especie de versión en cinemascope de la materia synthpop.

No hay rescoldos para la siesta en esta fricción con los lenguajes comunes y los consensos adoctrinadores. Adentrarse en la titular del disco es como hacerlo en una mutación tecno de Pony Bravo, mientras que un corte como Canela Party nos arrastra hasta los confines de una rave bajo el mar. Los significantes juegan al despiste, pero nunca bajo falsas coartadas intelectuales, sino con el convencimiento de estar planteando frutos frescos sazonados de un imaginario poético donde caben sombras de Juan Ramón Jiménez, pero también de narrativas miniaturizadas bajo las luces estroboscópicas de la pista de baile.

Siempre con el contraste como planteamiento, Caballo rojo es rico en planteamientos e ideas. Un trabajo más que notable que promete mayores hitos en un presente muy cercano.

Perlita Caballo rojo

Enlaces relacionados: