Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 14 de diciembre de 2019
Guadalupe Plata

Guadalupe Plata

Guadalupe Plata

Ya está aquí de nuevo Guadalupe Plata proponiendo nuevas formas de retorcer la risa ante el contexto musical actual. Su flamante disco ofrece doce maneras de flexionar el corte de manga hacia el futuro estancado que nos ha tocado vivir.

Qué: Disco (Everlasting)

Con la premisa de enfatizar su enfoque negacionista contra los falsos profetas de la evolución musical, Guadalupe Plata se ha decantado por abrir una puerta dimensional hacia esos futuros perdidos, equivalente a los del pop hipnagógico en materia electrónica, aunque el trío de Úbeda lo hace desde una perspectiva centrada en el rock de los años cincuenta.

Bajo esta premisa, ha decidido enfatizar su gusto por empantanar en instantáneas en sepia –y rugosas– un surtido de canciones que parecen haber sido estranguladas desde su misma fermentación. O cómo sonaría el rock and roll de haber sido concebido por primera vez en un pueblo desértico de la España mesetaria.

De tan alucinante visión, brotan cactus como Oh mama y Oigo voces, corazón de esta extraña función en la que el fantasma de Tom Waits se materializa a lo largo de un cancionero donde el moho no huele a viejo, sino a aroma mezclado desde los estertores de un laboratorio rural de terruño. Grabaciones al fresco, labradas desde una absoluta austeridad de herramientas. Swamp rock con palpitar tradicional donde se confunden los aires fronterizos de Lo mataron con el pseudo toque industrial de Paloma negra. Alegrías y penas de un vivero de coces contra toda reminiscencia que recuerde a cosechas pasadas de fecha.

Guadalupe Plata

Enlaces relacionados: