Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 16 de febrero de 2019

Música ligera para un funeral

Escuelas Pías

Blacanova, Martes Niebla, Escuelas Pías… No cabe duda que actualmente Sevilla se ha erigido por derecho propio en uno de los focos del pop más orgánico y en cinemascope que se hace en España. Para muestra, el flamante trabajo del dúo conformado por Davis y Cristian. Puro deleite para nuestros oídos-ojos.

Qué: Disco (El Genio Equivocado)

Es escuchar el subidón rítmico en La carrera espacial y comenzar a levitar con el recuerdo de los New Order de Low-Life. Que dicho reflejo se desintegre ante la intensidad de la materia prima expuesta define la magnificencia de lo cosechado por los miembros de Escuelas Pías en Música ligera para un funeral: esculpir una oda a ellos mismo. Una oda donde oscuridad y luz se retroalimentan en cortes de engranajes atornillados con piezas de poderoso magnetismo en 3D.

Filigranas del sonido espacioso como Me muevo redundan en el concepto de un cuerpo musical capaz de erigirse en eslabón perdido entre los The Cure de Disintegration y los Slowdive de Souvlaki. Y siempre con ese plus en forma de tamizado synthgaze fuertemente anudado a un eje rítmico de imponente magnetismo al tacto. Palabras mayores.

Tal ajuar de sensaciones recorre el sistema nervioso de una decena de temas mimados con cariño desde su gestación. Gemas que, como Agujero negro y Última estación, nos descubren a un dúo borracho de ideas que ha sabido encauzar tan jugoso botín de emociones dentro de estribillos altamente epidérmicos como el de Carrie Page o la gramática kraftwerkiana de El último hombre en la tierra.

Davis y Cristian, capaces de prender vida a ese «público muerto de la televisión» y despertar sensaciones de melancolía vital que creíamos perdidas bajo las durezas de la piel.

Escuelas Pías Música ligera para un funeral

Enlaces relacionados: