Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 18 de julio de 2019
Kokoshca

El mal

Kokoshca

Tras una década viajando en categoría turista, Kokoshca se lanza a bussiness class en un trabajo donde la ambición guía el espíritu de un ramillete de canciones cortadas con profuso gusto barroco.

Qué: Disco (Sonido Muchacho)

Al dejarnos mecer por El rey, corte que abre el flamante trabajo de Kokoshca, somos arrastrados a una dimensión en la que La Buena Vida y Mercury Rev toman el café juntos. Solo por tal arranque El mal debería ser tenido en cuenta. Sin embargo, la invitación incluye once paradas más que bordean un mapa musical donde la inspiración ha sido la llama prendida para hacernos olvidar paralelismos con Chucho (Alarma), Los Planetas (Seguiremos en pie) o Spiritualized (Frío).

Es precisamente a esta última banda –como si se hubiera reconcentrado en diferentes variables– a quien más remite el espíritu global de unas canciones que van del pulso cósmico al punk rock bávaro de Txomin. Y así a lo largo de una docena de inflexiones rock donde el grupo pamplonica de Amaia, Alex, Íñigo e Iñaki se ha prodigado en su álbum más elaborado hasta la fecha.

Una olla a presión de ideas fagocitadas sin necesidad de buscar ese innombrable de nuestros días –conocido como «innovación»–, ni falta que le hace. Con canciones tan rotundas como las de El mal no hay posibilidad de esgrimir ni la más mínima objeción a una obra labrada para acomodarse de la barra de bar al salón de casa un sábado a las ocho de la tarde. Celebración, que se dice en estos casos.

Kokoshca El mal

Enlaces relacionados: