Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 16 de febrero de 2019
Foto: Ale López

El salto de papá

Martín Sivak

El escritor y periodista argentino Martín Sivak presenta El salto de papá, un libro conmovedor que emociona por su franqueza y que retrata un personaje –su padre–, una familia –la suya– y, al mismo tiempo, un país.

Qué: Libro (edita Seix Barral)

«Antes de tirarse de palito [de pie] de un piso dieciséis, papá se despidió de la clase obrera argentina». Con esa oración comienza El salto de papá, y funciona como un anzuelo para el lector, no solo por la fuerza de la acción narrada, sino también por ese tono irónico, crudo, que se vuelve adictivo. El padre del autor saludó, los obreros que trabajaban en el hotel Hyatt devolvieron el saludo y, como si esa despedida fuera una señal de largada, saltó. Ese salto que da nombre al libro, ese suicidio intempestivo (¿no es esa su naturaleza?), es el puntapié para que Martín Sivak narre con voracidad periodística la historia de su familia y, a la par, la historia de un país a través de unos años tormentosos.

El libro se centra en la historia de Jorge Sivak, dirigente estudiantil, militante, abogado defensor de presos políticos, exiliado y, finalmente, banquero comunista (el oxímoron hace al personaje), que el 5 de diciembre de 1990 se mató saltando al vacío en pleno centro de Buenos Aires. Pero la historia narrada de los Sivak  no se limita solo a Jorge, se remonta también a su padre, el abuelo del autor, creador de la financiera Buenos Aires Building –centro del imperio familiar–, quien empezó administrando empresas para el partido comunista, y también a la de su tío, Osvaldo Sivak, secuestrado, desaparecido durante dos años y asesinado por una mafia policial en 1987. Y es que la reconstrucción de la historia familiar de los Sivak pinta un país, los años de un país, en donde el dinero y la política ensucian.

El autor indaga con pulso quirúrgico, sin edulcorante, en el suicidio de su padre. Y para ello habla con su psicoanalista, con amigos, con militantes compañeros, con ex funcionarios, con sus custodios; lo hace en busca de respuestas, y también de nuevas preguntas. Y mientras indaga, escribe. Allí uno de los logros de esta no-ficción: el work in progress al estilo Carrère, el manejo de esa primera persona que piensa, que le da vueltas a la historia que narra y que, mientras escribe, vive (Sivak, vale aclarar, también es padre). Es así que construye un libro con retazos de memorias, crónica y autobiografía, y lo convierte en una gran novela argentina.

Si bien el libro parte de la premisa de los recuerdos personales, familiares, no apunta al golpe bajo, ni a la nostalgia de un pasado no tan lejano. Por el contrario, Sivak elige apartarse de la melancolía en busca de darle un sentido a su propia tragedia, y lo hace desde la ironía bien entendida (la que se ríe de lo que no se puede cambiar). Es la voz del autor la que conmueve, con la que uno empatiza como hijo, porque el autor no deja de ser un hijo que se pregunta cómo cerrar una parte de su historia.

Martín Sivak (Buenos Aires, 1975) es docente, periodista y escritor. Ha publicado, entre otros, los libros El asesinato de Juan José Torres, El dictador elegido: biografía no autorizada de Hugo Banzer Suárez, Jefazo: retrato íntimo de Evo Morales y los tomos Clarín, el gran diario argentino: una historia y Clarín, la era Magnetto. El salto de papá es su libro más reciente.

> Leer fragmento aquí

Martín Sivak El salto de papá

Enlaces relacionados: