Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 12 de diciembre de 2019
Frikstailers

Extrasolar

Frikstailers

Frikstailers, máximo exponente de la colisión entre electrónica de club, space cumbia y psicodelia neobakala regresa cinco años después de su último EP con un segundo álbum largo que nos lleva a descubrir agujeros negros desconocidos en la música de baile.

Qué: Disco (Nacional)

Mucho se habla de los agujeros negros que se descubren en la galaxia exterior; y poco se habla de los agujeros negros desconocidos en la música de baile que sí han logrado identificar los Frikstailers. Casi como unos orfebres de la mezcla entre electrónica de club, cumbia espacial y la psicodelia más clashera, el dúo argentino acaba con la larga espera desde que publicasen hace seis años su álbum debut En son de paz y cinco desde el EP Crop Circles con un ejercicio que nos lleva a nuevas galaxias para ponernos a menear el bullate.

Con unos aliados discográficos de relumbrón (Nacional Records), una corte de colaboradores especialmente reconocidos y reconocibles (Aterciopelados, Mateo Kingman, La Yegros o Marrón) y un cancionero que se atreve a extremar las marcas más identificables de su registro (la de esa colisión espacial entre electrónica de club, cumbia millennial y psicodelias orgánicas), el dúo consigue en Extrasolar también a llevar a una nueva –literalmente– dimensión su música. Una dimensión en la que los estilos se funden y se confunden, e invitan a pensar que la deconstrucción de la cumbia electrónica también permitirá una comprensión extraterrestre cuando haya discotecas en Urano o Plutón.

Tanto cuando se permiten licencias para sonar en Ibiza, el Tomorrowland, las fiestas ZZK o una sesión en Plutón a la vez (Cosmic Address o Persecuta) como cuando se acercan a la facción más ritual y orgánica de la cumbia-pop (Brinca, con tics del clubbing portugués; o Extrasolar, algo así como un bakalao hecho con los sonidos de Ciudad de México), la más urban (Heridas), la space-reggaetonera (Bungalow o Afrotrip), la tribalista-murguera (Murga de los gatos), la villera intelectual (El mito) o cuando pillan el aura de proyectos como Tame Impala (Last Chance), los Frikstailers de hoy imaginan un mañana en la que la electrónica, la cumbia y la psicodelia serán solo palabras, y no estilos, con un único fin: bailar hasta que haya que mudarse de planeta.

Frikstailers Extrasolar

Enlaces relacionados: