Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 22 de julio de 2019
Foto: Lluís Antón

Hinoki

Los Bonsáis

Después de un ramillete altamente infeccioso de singles y mini-LPs, Los Bonsáis retornan con Hinoki, un álbum que hará las delicias de los amantes de Aventuras de Kirlian y los primeros discos de La Buena Vida.

Qué: Disco (Elefant)

Se dice que «hinoki» es el nombre que se le da a un tipo de ciprés japonés. Siguiendo esta significación, no es ninguna casualidad que el reciente álbum de Los Bonsáis tome dicha acepción para titular su reciente criatura: la más abigarrada y podada hasta la fecha de todo su repertorio.

No en vano, ya no queda rastro de las guitarras ramonianas de antaño y el bubblegum pop del que sacaron tanto provecho hasta no hace mucho. Lo que prima ahora es ataviar sus cantos primaverales entre telares pop que beben de ese arranque del Donosti Sound, antes de que aquel pop de terciopelo tomara vías de experimentación.

Del rastro planetario en Nubes y claros a toda una ejemplificación de la patente Aventuras de Kirlian, en Buena idea, las canciones fluyen entre marzos que no se acaban nunca e invitaciones a la reclusión sentimental. Emociones resguardadas de los daños del mundo exterior, a las que han proporcionado un laborioso trabajo de identificación instantánea.

En total, once postales de viaje sin salir de casa donde la palabra pop se escribe en letra mayúscula, pero desde la alcoba del corazón. Alegrías de una dejadez altamente identificable como un sentimiento que, por qué no, puede ser más vitalista que cualquier clase de refugio en grupo.

Los Bonsais Hinoki

Enlaces relacionados: